Discurso de investidura como Doctor Honoris Causa del Profesor Doctor José Luis López-ArangurenReport as inadecuate




Discurso de investidura como Doctor Honoris Causa del Profesor Doctor José Luis López-Aranguren - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Contributor: Universidad Carlos III de Madrid

Issued date: 1993

Keywords: Discursos

Description:Nombrado Doctor Honoris Causa en el acto del día de la Universidad del curso 92-93





Author: López-Aranguren, José Luis

Source: http://e-archivo.uc3m.es


Teaser



Universidad Carlos III de Madrid Repositorio institucional e-Archivo http:--e-archivo.uc3m.es Documentación institucional Doctores Honoris Causa 1993 Discurso de investidura como Doctor Honoris Causa del Profesor Doctor José Luis López-Aranguren López-Aranguren, José Luis http:--hdl.handle.net-10016-8631 Descargado de e-Archivo, repositorio institucional de la Universidad Carlos III de Madrid Discurso de investidura como doctor honoris causa del Profesor Doctor-RVp-XLV-ySH]$UDQJXUHQ Nombrado Doctor Honoris Causa en el acto del día de la Universidad del curso 92-93 DOCTORADO HONORIS CAUSA EN DERECHO Es para mí un alto honor y una profunda satisfacción este mi nombramiento de Doctor honoris causa y agregaré, precisamente por esta Universidad Carlos III.
¿Por qué esto último? Es la Universidad más joven, la regida por un antiguo y querido amigo, en la que es catedrático de Sociología mi hijo Eduardo y en la que acabo de ser presentado por mi querido antiguo alumno y ayudante mío Eusebio Fernández García. Y agregaré otro motivo de satisfacción, refiriéndome al cual entro ya en el tema de este uso de la palabra que de ningún modo pretende ser lección magistral: el de ser nombrado doctor en Derecho.
En efecto, si lo hubiera sido en Filosofía se trataría de una reiteración, pero en Derecho no.
Estudié Derecho antes que Filosofía y me licencié pero sin llegar a doctorarme.
Se me concede así un título que no poseía y que viene a culminar mis primeros estudios universitarios, a la vez que me trae el grato recuerdo de aquellos años, del 1927 al 1931, de excelentes profesores, desde don Adolfo Posada, precursor en España de los estudios sociológicos, hasta Joaquín Garrigues, de quien fui primeramente alumno en su primer curso de docencia como catedrático y del que luego llegué a ser estrechamente amigo. Mi cátedra, como se sabe, fue de Etica y todo el mundo conoce la íntima relación existente, y máximamente deseable, entre...





Related documents