Discurso de investidura como Doctor Honoris Causa del Profesor Doctor Luis Díez-Picazo y Ponce de LeónReport as inadecuate




Discurso de investidura como Doctor Honoris Causa del Profesor Doctor Luis Díez-Picazo y Ponce de León - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Contributor: Universidad Carlos III de Madrid

Issued date: 1993

Keywords: Discursos

Description:Nombrado Doctor Honoris Causa en el acto de apertura del curso 93-94





Author: Díez-Picazo y Ponce de León, Luis

Source: http://e-archivo.uc3m.es


Teaser



Universidad Carlos III de Madrid Repositorio institucional e-Archivo http:--e-archivo.uc3m.es Documentación institucional Doctores Honoris Causa 1993 Discurso de investidura como Doctor Honoris Causa del Profesor Doctor Luis Díez-Picazo y Ponce de León Díez-Picazo y Ponce de León, Luis http:--hdl.handle.net-10016-8630 Descargado de e-Archivo, repositorio institucional de la Universidad Carlos III de Madrid Discurso de investidura como Doctor Honoris Causa del Profesor Doctor-XLVtH]3LFD]R-3RQFHGH-HyQ Nombrado Doctor Honoris Causa en el acto de apertura del curso 93-94 Rector, señores Doctores. Ningún momento en la vida puede servir para pasto de la autocomplacencia.
El Libro de los Proverbios (16,18) dice que la soberbia es el heraldo de la ruina y que la altivez lo es de la caída.
Es, sí, el momento de mostrar y expresar gratitud, porque me hacéis un honor, inmerecido, con toda seguridad.
Es muy honroso recibir este galardón en esta Universidad que destaca por su intento de renovación y por imponer la seriedad de los estudios.
Es honroso recibirlo en compañía de verdaderos maestros, algunos de los cuales fueron profesores míos y siguen siendo maestros siempre (Sainz de Bujanda, García de Enterría, Alonso Olea).
Sentimentalmente, me conmueve vuestro honor porque coincide con los cuarenta años del momento en que comencé la carrera académica de la mano de mi inolvidable maestro el Profesor F.
de Castro, que fue el verdadero renovador del Derecho Civil por sus métodos, por su erudición, por la finura de sus análisis.
Ser -seguir siendo- su discípulo y pertenecer a su escuela, tratar de seguir sus huellas sin lograrlo nunca es mi único título. Recibo este doctorado sin más mérito que haber hecho aquello que me interesaba, me seducía y en ocasiones me divertía; pensar sobre viejos temas de Derecho Civil, encontrar otros nuevos, leer libros, tratar de descifrar en suma el enigma que en muchas ocasiones el Derecho es y tratar d...





Related documents