Capítulo xi: puebla. nopalucan. orizaba. potrero Report as inadecuate




Capítulo xi: puebla. nopalucan. orizaba. potrero - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Athenea Digital. Revista de Pensamiento e Investigación Social 2007, (12)

Author: Edward Burnett Tylor

Source: http://www.redalyc.org/


Teaser



Athenea Digital.
Revista de Pensamiento e Investigación Social ISSN: 1578-8946 r.atheneadigital@uab.es Universitat Autònoma de Barcelona España Tylor, Edward Burnett Capítulo XI: Puebla.
Nopalucan.
Orizaba.
Potrero Athenea Digital.
Revista de Pensamiento e Investigación Social, núm.
12, otoño, 2007, pp.
348-362 Universitat Autònoma de Barcelona Barcelona, España Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=53701225 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Athenea Digital - núm.
12: 348-362 (otoño 2007) -CLÁSICOS- ISSN: 1578-8946 Capítulo XI: Puebla.
Nopalucan.
Orizaba. Potrero Edward Burnett Tylor Traducción: Leif Korsbaek (Publicación original: Tylor, Edward Burnett (1861).
Anahuac, or Mexico and the Mexicans, Ancient and Modern (pp.
281-309).
Londres: Longman, Green, Longman & Roberts. Llegamos a Puebla por la tarde y nos pareció una ciudad española muy bonita, con calles rectas pavimentadas y hermosas casas de piedra.
Nos intrigaron “los pasadizos”, una especie de espacios pavimentados que atravesaban las calles a breves intervalos, obstaculizando el progreso de las carretas que tuvieron que subirse a ellos y bajarlos por rampas inclinadas.
Sin embargo, por la noche nos dimos cuenta de su sentido, ya que cayó una tormentosa lluvia que, cinco minutos después de la primera gota, convirtió cada calle en un río furioso.
Durante media hora los pasadizos cumplieron su función, dejando al agua pasar por debajo y a los peatones atravesar la calle sin mojarse.
Finalmente, el agua barrió todo, a través de puentes y todo, aunque esto solo duró unos pocos minutos, y después la calle era otra vez transitable.
En términos generales, los puentes de hierro con r...





Related documents