Americo Vespucio - Fragmentos del Nuevo MundoReport as inadecuate




Americo Vespucio - Fragmentos del Nuevo Mundo - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Libro para leer online o descargar PDF - Americo Vespucio - Fragmentos del Nuevo Mundo

Fuente:

Source: http://www.dominiopublico.es/


Teaser



FRAGMENTOS DEL NUEVO MUNDO AMERICO VESPUCIO Editado por elaleph.com  2000– Copyright www.elaleph.com Todos los Derechos Reservados 2 Este documento ha sido descargado de http:--www.educ.ar www.elaleph.com Fragmentos del Nuevo Mundo donde los libros son gratis Fragmento de la carta del 18 de Julio de 1500, dirigida desde Sevilla a Lorenzo di Pierfrancesco de Medici, en Florencia Vuestra Magnificencia sabrá cómo por comisión de la Alteza de estos Reyes de España partí con dos carabelas a 18 de mayo de 1499, para ir a descubrir hacia la parte del occidente por la vía del mar Océano; y tomé mi camino a lo largo de la costa de África, tanto que navegué a las islas Afortunadas, que hoy se llaman las islas de Canaria; y después de haberme abastecido de todas las cosas necesarias, hechas nuestras oraciones y plegarias, nos hicimos a la vela de una isla, que se llama la Gomera, y pusimos proa hacia el lebeche, y navegamos 24 días con viento fresco, sin ver tierra ninguna, y al cabo de 24 días avistamos tierra, y encontramos haber navegado al pie de 1300 leguas desde la ciudad de Cádiz, por el rumbo de lebeche.
Y avistada la tierra, dimos gracias a Dios, y echamos al agua los botes, y con 16 hombres fuimos a tierra, y la encontramos tan llena de árboles, que era cosa maravillosa no sólo su tamaño, sino su verdor, que nunca pierden las hojas; y por el olor suave que salía de ellos, que son todos aromáticos, daban tanto deleite al olfato, que nos producía gran placer.
Y andando con los botes a lo largo de la tierra para ver si encontrábamos disposición para saltar a tierra, y como era tierra baja, trabajamos todo el día hasta la noche, y en ninguna ocasión encontramos camino ni facilidad para entrar tierra adentro, porque no solamente nos lo impedía la tierra baja, sino la espesura de los árboles; de modo que acordamos volver a los navíos e ir a tentar la tierra en otra parte.
Y vimos en este mar una cosa maravillosa, que fue que antes d...






Related documents