Friedrich von Schiller - La Doncella de OrleánsReport as inadecuate




Friedrich von Schiller - La Doncella de Orleáns - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Libro para leer online o descargar PDF - Friedrich von Schiller - La Doncella de Orleáns

Fuente:

Source: http://www.dominiopublico.es/


Teaser



Federico Schiller LA DONCELLA DE ORLEÁNS TRAGEDIA ROMÁNTICA PERSONAS CARLOS VII, rey de Francia. La reina ISABEL, su madre INÉS SOREL, su manceba. FELIPE el Bueno, duque de Borgoña. El conde DUNOIS, bastardo de Orleáns. LA HIRE, DUCHATEL. Oficiales del Rey. EL ARZOBISPO de Reims. CHATILLON, caballero borgoñón. RAOUL, caballero lorenés. TALBOT, general de los ingleses. LIONEL. FALSTOLF. Jefes ingleses. MONTGOMERY. Consejeros de la ciudad de Orleáns. Un Heraldo del campamento inglés. TIBALDO DE ARCO, rico agricultor. MARGARITA. LUISA. JUANA. Sus hijas. ESTEBAN. CLAUDIO MARIA Sus novios. RAIMUNDO. BERTRAN, aldeano. El espectro del caballero negro. Un Carbonero y su mujer. Soldados, pueblo, oficiales de la corona, obispos, frailes, mariscales, magistrados, cortesanos y demás personas que no hablan y forman el cortejo en el acto de la coronación. PRÓLOGO SITIO CAMPESTRE A la derecha y en primer término, una imagen de santo en una capilla; a la izquierda una grande encina. ESCENA PRIMERA TIBALDO DE ARCO.
Sus tres HIJAS.
Los tres PASTORES sus novios. TIBALDO.––Sí, mis queridos vecinos; hoy somos todavía franceses, hoy somos todavía libres habitantes y dueños de esta tierra que labraron nuestros padres...
¡Quién sabe de quién seremos mañana! En todas partes flota la victoriosa bandera del inglés.
Sus caballos patean las ricas campiñas de Francia.
París le ha recibido triunfante, y ha coronado con la antigua diadema de Dagoberto, el vástago de extranjera cepa.
El nieto de nuestros reyes vaga errante, desheredado, fugitivo, por su propio reino, y en las filas enemigas que dirige una madre desnaturalizada, combate su más próximo pariente.
Villas, ciudades, todo lo devora el incendio.
El humo de la devastación se acerca cada vez más a éstos valles hasta ahora tranquilos.
Ved por qué, mis queridos vecinos, trato de acomodar honradamente a mis hijas con la ayuda de Dios, hoy que es tiempo todavía.
La mujer, en estos tiempos, necesita...





Related documents