Caio Salustio Crispo - La Conjuracion de CatilinaReport as inadecuate




Caio Salustio Crispo - La Conjuracion de Catilina - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Libro para leer online o descargar PDF - Caio Salustio Crispo - La Conjuracion de Catilina

Fuente:

Source: http://www.dominiopublico.es/


Teaser



L A C O N J U R A C I Ó N D E C A T I L I N A C A Y O S A L U S T I O LA CONJURACIÓN DE CATILINA PRÓLOGO Mi intento en esta traducción es que puedan los españoles, sin el socorro de la lengua latina, leer y entender sin tropiezo las obras de Cayo Salustio Crispo.
Su hermosura, su gracia y perfección han dado en todos tiempos que admirar a los sabios, los cuales a una voz le han declarado por el príncipe de los historiadores romanos.
Ninguno de ellos es tan grave y sublime en las sentencias: tan noble, tan numeroso, tan breve y, al mismo tiempo, tan claro en la expresión.
En él tienen las palabras todo el vigor y fuerza que se les puede dar, y en su boca parece que significan más que en la de otros escritores: tan justa es la colocación y tan propio el uso que hace de ellas.
Aun por esto, son casi inimitables sus 3 CAYO SALUSTIO primores, y no es menos difícil conservarlos en una traducción.
Pero si en algún idioma puede hacerse, es en el español.
A la verdad nuestra lengua, por su gravedad y nervio, es capaz de explicar con decoro y energía los más grandes pensamientos.
Es rica, armoniosa y dulce; se acomoda sin violencia al giro de frases y palabras de la latina; admite su brevedad y concisión, y se acerca más a ella que otra alguna de las vulgares.
Bien conocieron esto los sabios extranjeros que juzgaron desapasionadamente; y aun hubo entre ellos quien la vindicó de cierta hinchazón y fasto, que algunos le han querido injustamente atribuir.
Por otra parte, los genios españoles aman de suyo lo sublime y no se contentan con la medianía, y así nuestros escritores de mayor crédito se propusieron imitar a Salustio, con preferencia a César, Nepote, Livio y demás historiadores latinos; como se echa de ver en don Diego de Mendoza, Juan de Mariana, don Carlos Coloma, don Antonio Solís y otros.
Pedro Chacón y Jerónimo Zurita le ilustraron con eruditas notas.
Y cuando todavía los griegos no habían renovado en el Occidente el buen ...





Related documents