El Pontificado De León I (440-461). - Raúl Villegas MarínReport as inadecuate




El Pontificado De León I (440-461). - Raúl Villegas Marín - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

El Pontificado De León I (440-461). - Raúl Villegas Marín. Libro para leer gratis online y descargar en PDF. Fuente: Universidad Rafael Landívar - Guatemala


Teaser



POLIS.
Revista de ideas y formas políticas de la Antigüedad Clásica 16, 2004, pp.
213-244. UNANIMITA TEM DILIGITE: LA PERSECUCIÓN DEL MANIQUEÍSMO DURANTE EL PONTIFICADO DE LEÓN I (440-461)- Raúl Villegas Marín Universidad de Barcelona INTRODUCCIÓN La primera noticia sobre la presencia de una comunidad maniquea en Roma nos la proporciona el Líber Pontificalis en su entrada dedicada a Milciades (310-314).' Sin embargo, son las obras de Agustín las que nos ofrecen un retrato más vivido -aunque tendencioso- de las actividades de la secta en la vieja capital del Imperio.
Según nos explicará el Agustín católico, las noticias sobre lamentables incidentes protagonizados por electi romanos -que ponían en entredicho la imagen de alta exigencia espiritual que pretendían transmitir- contribu- eron decisivamente a su distanciamiento del maniqueísmo.
La descripción que Agustín nos da de estos incidentes en algunas - Este estudio lia sido realizado gracias a la concesión de una beca predoctoral para la Fonnación de Personal In- estigador Docente de la Generalitat de Catalunya (2000FI00066) y a la de los proyectos de imestígación BHA2001-.1665 del Ministerio de Ciencia y Tecnología, y 2001SGR-11 de la Dirccció General de Recerca. Asimismo, se encuadra en la línea de im estigación del Gnip de Recerques en Anii^iiilai Tanlana (GR.IT) que dirige el Dr.
Joscp VilcUa. ' Lih.
Poni..33..-Iiliiacles. 21.- Raúl Villegas Marín de sus obras es muy colorista y está impregnada de humorismo.- Ello no puede ocultar, sin embargo, la triste situación en la que la iglesia de Manes, declarada fuera de la ley por el gobierno imperial desde Diocleciano, se veía obligada a vivir, en Roma como en el resto del Imperio.
Así, nada impide conjeturar que el auditor que, hacia 383, acogió a Agustín en Roma^ fuera obligado a exiliarse poco después, tras la persecución que el obispo romano Siricio (384-399) desencadena contra los maniqueos de la Vrhs.'* Declarados il...





Related documents