Un marido ideal - Oscar WildeReport as inadecuate




Un marido ideal - Oscar Wilde - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Un marido ideal - Oscar Wilde. Libro para leer gratis online y descargar en PDF. Fuente: Universidad Rafael Landívar - Guatemala


Teaser



Oscar Wilde Un marido ideal 2003 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Oscar Wilde Un marido ideal Comedia en cuatro actos PERSONAJES CONDE DE CAVERSHAM, de la Orden de la jarretera. VIZCONDE GORING, su hijo. SIR ROBERTO CHILTERN, barón, subsecretario del Ministerio de Estado. VIZCONDE DE NANJAC, agregado a la Embajada francesa en Londres. SEÑOR MONTFORD. MASON, mayordomo de sir Roberto Chiltern PHIPPS, criado de lord Goring. JAMES, lacayo. HAROLD, lacayo. LADY CHILTERN. LADY MARKBY. CONDESA DE BASILDON. MISTRESS MARCHMONT. MISS MABEL CHILTERN, hermana de sir Roberto Chiltern. MISTRESS CHEVELEY. Acto primero Salón de forma octogonal, en la Casa de SIR ROBERTO CHILTERN, de Grosvenor Square. La habitación aparece espléndidamente iluminada.
Numerosos invitados, que son recibidos en lo alto de la escalera por LADY CHILTERN, dama de sereno aspecto, de un tipo de belleza griego y cuya edad frisa en los veintisiete años.
Coronado el hueco de la escalera, una gran araña ilumina vivamente un tapiz francés del siglo XVIII, que representa el Triunfo del Amor, según un dibujo de Boucher; este tapiz está colgado sobre la pared de la escalera.
A la derecha, la entrada al salón de baile.
Oyense apagados los sones de unos instrumentos de cuerda.
La puerta de la izquierda da a otros salones de recepción. MISTRESS MARCHMONT y LADY BASILDON, dos damas lindísimas, están sentadas juntas en un canapé Luis XVI.
Parecen dos exquisitos y frágiles «bibelots».
La afectación de sus maneras posee un delicado encanto.
Watteau se hubiera complacido en pintar sus retratos. MISTRESS MARCHMONT.- ¿Irá usted a casa de los Hartlocks esta noche, Olivia? LADY BASILDON.- Creo que sí.
¿Y usted? MISTRESS MARCHMONT.- Sí...
Dan unas reuniones aburridísimas, ¿verdad? LADY BASILDON.- ¡Horriblemente aburridas! No sé por qué voy.
Por supuesto, yo nunca sé por qué voy a unos sitios o a otros. MISTRESS MARCHMONT.- Yo vengo aquí a educarme. LA...





Related documents