Jerome, Jerome K. - Tres hombres en una barcaReport as inadecuate




Jerome, Jerome K. - Tres hombres en una barca - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Jerome, Jerome K. - Tres hombres en una barca. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



TRES HOMBRES EN UNA BARCA (POR NO MENCIONAR AL PERRO) Jerome K.
Jerome *** PREFACIO A LA PRIMERA EDICION La principal belleza de este libro no reside tanto en su estilo literario o en el alcance y utilidad de la información que proporciona como en su simple veracidad.
Sus páginas constituyen un registro de acontecimientos que ocurrieron realmente.
Todo lo que se ha hecho es darles color, y ello sin recargo alguno de precio.
George y Harris y Montmorency no son ideales poéticos, sino seres de carne y hueso...
especialmente George, que pesa unos ochenta kilos. Quizá otras obras sobrepasen a ésta en profundidad de pensamiento y conocimiento de la naturaleza humana, y otros libros rivalicen con éste en originalidad y tamaño, pero, en lo que toca a veracidad sin esperanza ni curación posible, nada descubierto hasta el presente puede superarlo.
Creemos que este encanto, por encima de los demás que lo adornan, dará a este volumen un valor precioso para el lector atento y prestará peso adicional a la lección que el relato contiene. Londres, Agosto de 1889. CAPITULO PRIMERO Tres inválidos.
Sufrimientos de George y Harris.
Víctima de ciento siete enfermedades mortales.
Recetas útiles.
Cura para las afecciones hepáticas infantiles.
Acordamos que sufrimos de exceso de trabajo y necesitamos descanso.
¿Una semana en el mar proceloso? George sugiere el río.
Montmorency presenta una objeción.
Moción original aprobada por mayoría de tres a uno. Eramos cuatro: George, William Samuel Harris, yo y Montmorency.
Estábamos sentados en mi habitación, fumando y charlando sobre lo malos que nos encontrábamos...
malos desde un punto de vista médico, naturalmente. Todos nos sentíamos enfermos, lo que nos estaba poniendo bastante nerviosos.
Harris dijo que a veces le daban unos mareos tan extraordinarios que apenas sabía lo que hacía, y después George dijo que también él tenía mareos y apenas sabía lo que hacía.
En mi caso, lo que no funcionaba era el hígad...





Related documents