James, Henry - Otra vuelta de tuercaReport as inadecuate




James, Henry - Otra vuelta de tuerca - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

James, Henry - Otra vuelta de tuerca. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



LIBROdot.com HENRY JAMES OTRA VUELTA DE TUERCA (The Turn of the Screw, 1898) La historia nos había mantenido alrededor del fuego casi sin respirar, y salvo el gratuito comentario de que era espantosa, como debe serlo toda narración contada en vísperas de Navidad en un viejo caserón, no recuerdo que se pronunciara una palabra hasta que alguien tuvo la ocurrencia de decir que era el único caso que él conocía en que la visión la hubiera tenido un niño.
El caso, debo mencionarlo, consistía en una aparición en una casa tan antigua como la que nos acogía en aquellos momentos, una aparición terrorífica a un niño que dormía en el mismo cuarto que su madre, a quien despertó aterrorizado; pero despertarla no disipó su terror ni lo alivió para recuperar el sueño, sino que, antes de haber conseguido tranquilizarlo, también ella se halló ante la misma visión que había atemorizado al niño.
La observación dio lugar a que Douglas replicara -no de inmediato, sino más avanzada la velada- algo sobre cuyas interesantes consecuencias quiero llamar la atención.
Otra persona contó otra historia, no demasiado impresionante, y vi que Douglas no la seguía.
Entendí que eso indicaba que Douglas tenía algo que contar, con tal de que esperásemos.
En realidad, esperamos hasta dos noches después, pero en aquella misma velada, antes de separarnos, Douglas dejó entrever lo que estaba pensando. -Estoy completamente de acuerdo, respecto al fantasma de Griffin, o lo que quiera que fuese, en que el hecho de aparecerse primero a un niño de tierna edad le confiere un algo especial.
Pero no es el único caso de esta clase, que yo conozco, donde se involucre a un niño.
Si un niño da la sensación de otra vuelta de tuerca, ¿qué pensarían ustedes de dos niños? -¡Pensaríamos que son dos vueltas, por supuesto! -exclamó alguien-.
Y también que queremos conocer la historia. Aún veo a Douglas delante del fuego, de pie y dándole la espalda, con las manos metidas en lo...





Related documents