James, Henry - La leyenda de ciertas ropas antiguasReport as inadecuate




James, Henry - La leyenda de ciertas ropas antiguas - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

James, Henry - La leyenda de ciertas ropas antiguas. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



HENRY JAMES LA LEYENDA DE CIERTAS ROPAS ANTIGUAS Digitalizado por http:--www.librodot.com Hacia mediados del siglo XVIII vivía en la provincia de Massachusetts una dama viuda, madre de tres hijos.
Su nombre es lo de menos; me tomaré la libertad de llamarla señora Willoughby: un apellido, como el suyo auténtico, de sonido altamente respetable. Había perdido a su marido tras unos seis años de matrimonio y se había consagrado al cuidado de su progenie.
Su progenie se desarrolló de un modo que recompensó su tierno cariño y cumplió sus más elevadas esperanzas.
El primogénito era un varón, a quien había puesto el nombre de Bernard, el mismo del padre.
Los otros dos eran niñas, entre cuyos respectivos nacimientos había mediado un intervalo de tres años.
La buena apariencia era tradicional en la familia, y no parecía probable que estas infantiles personas fueran a permitir que la tradición pereciera.
El muchacho era de esa tez rubia y sonrosada y de esa complexión atlética que en aquel tiempo (al igual que en éste) era marchamo de genuina sangre inglesa: un afectuoso jovencito sincero, estupendo hijo y hermano, y amigo leal.
Listo, empero, no era: la inteligencia de la familia había recaído principalmente en sus hermanas.
El señor Willoughby había sido un gran lector de Shakespeare, en un tiempo en que semejante afición implicaba mayor penetración espiritual que en nuestros días y en una comunidad donde hacía falta mucho valor para patrocinar el teatro incluso en privado; y había querido dejar constancia de su admiración por el gran poeta poniéndoles a sus hijas nombres sacados de sus obras favoritas.
A la 1 Librodot La leyenda de ciertas ropas antiguas Henry James mayor le dio el encantador nombre de Viola;1 y a la menor, el más serio de Perdita, 2 en recuerdo de otra niña nacida entre las dos pero que sólo vivió unas semanas. Cuando Bernard Willoughby cumplió los dieciséis años, su madre se armó de valor y se dispuso a ej...





Related documents