James, Henry - El sitio de LondresReport as inadecuate




James, Henry - El sitio de Londres - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

James, Henry - El sitio de Londres. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



LIBROdot.com HENRY JAMES EL SITIO DE LONDRES (The Siege of London, 1883) Primera Parte I La solemne cortina de terciopelo que constituía el telón de la Comédie Française había caído tras el primer acto de la obra y nuestros dos americanos habían aprovechado el intervalo para salir del enorme y caldeado teatro en compañía del resto de los ocupantes de las butacas.
No obstante, fueron de los primeros en volver y dejaron correr el tiempo que les quedaba del entreacto observando la sala que había sido recientemente depurada de sus añejas telarañas y decorada con frescos ilustrativos del drama clásico.
Durante el mes de septiembre, en el Théâtre de la Comédie Française, la afluencia de público es relativamente escasa y, en esta ocasión, el drama, L'Aventurière de Émile Augier, no tenía precisamente pretensión de novedad.
Muchos de los palcos estaban vacíos, otros ocupados por personas de aspecto provinciano o trashumante.
Dichos palcos estaban situados algo lejos de la escena, más bien a la altura de donde se hallaban nuestros espectadores, pero, incluso a cierta distancia, Rupert Waterville podía apreciar ciertos detalles.
Se complacía en degustar los detalles y, siempre que iba al teatro, hacía uso de unos delicados pero potentes anteojos.
Sabía que era un acto impropio de un hombre verdaderamente distinguido y que era una falta de consideración apuntar hacia una dama un instrumento que era tan sólo algo menos injurioso en sus efectos que una pistola de dos cañones; pero siempre le vencía la curiosidad.
Además, estaba seguro de que, en aquel momento y en la representación de aquella antigualla, así le placía calificar la obra maestra de un académico, no podía ser visto por nadie que le conociera.
Así pues, de pie, de espaldas al escenario, su mirada recorrió los palcos, mientras varias personas, no lejos de él, realizaban la misma operación, con aún mayor desparpajo. -Ni una sola mujer bonita -comentó finalmente a su amigo.
...





Related documents