James, Henry - El guante de terciopeloReport as inadecuate




James, Henry - El guante de terciopelo - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

James, Henry - El guante de terciopelo. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



LIBROdot.com HENRY JAMES EL GUANTE DE TERCIOPELO (The Velvet Glove, 1909) 1 Creía, pobre John Berridge, haber saboreado ya todas las mieles del éxito; pero nada le había gustado tanto como cuando el joven lord, que fue lo que inmediatamente se imaginó que era, y además con toda razón, se lanzó a buscar en París a la nueva estrella literaria que había empezado a brillar, con una luz limpia y roja, sobre el vasto aunque más bien confuso horizonte anglosajón; y abordó a esa celebridad con un ruego tímido e ingenuo.
En esa ocasión, el joven lord pidió el juicio inestimable de la celebridad para un caso literario especial; y Berridge pudo tomárselo todo como uno de los actos más «curiosos» presentados hasta entonces a sus ojos en el escenario de la sociedad europea, aunque esos ojos, por lo general, estuvieran siempre muy atentos a perderse lo menos posible del espectáculo humano, y hubieran estado últimamente más abiertos que nunca ante las grandes extensiones que se le ofrecían (pues no podía imaginarse de otra forma su destino) bajo el presagio de su prodigioso «éxito».
Era gracias a su éxito por lo que estaba teniendo esas raras oportunidades, de las que tan honesta y humildemente, como podría haber dicho, se proponía sacar lo más posible: era gracias a que todo el mundo (tan lejos habían ido las cosas) estaba leyendo El corazón de oro, como un libro un poquito demasiado gordo, o sentándose a ver una obra en cinco actos, un poquito demasiado larga, por lo que se veía llevado por una marea en la que casi no se habría atrevido a dejar flotar a su héroe favorito, por lo que se encontraba con que le estaban pasando cientos de cosas agradables e interesantes que eran todas ellas, de una forma u otra, afluentes de esa corriente dorada. La gran resonancia renovada por la suerte increíble que había tenido la obra estaba siempre en sus oídos, sin que necesitara molestarse ni en volver la cabeza para escucharla; de manera que el extraño...





Related documents