Jacobs, W. - La pata del monoReport as inadecuate




Jacobs, W. - La pata del mono - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Jacobs, W. - La pata del mono. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



Mon Mar 20 05:38:47 2017 1 MONO framescheck_banner(0); LA PATA DEL MONO W.W. Jacobs La noche era fría y húmeda, pero en la pequeña sala de Laburnum Villa los postigos estaban cerrados y el fuego ardía vivamente.
Padre e hijo jugaban al ajedrez.
El primero tenía ideas personales sobre el juego y ponía al rey en tan desesperados e inútiles peligros que provocaba el comentario de la vieja señora que tejía plácidamente junto a la chimenea. —Oigan el viento —dijo el señor White; había cometido un error fatal y trataba de que su hijo no lo advirtiera. —Lo oigo —dijo éste moviendo implacablemente la reina—.
Jaque. —No creo que venga esta noche —dijo el padre con la mano sobre el tablero. —Mate —contestó el hijo. —Esto es lo malo de vivir tan lejos —vociferó el señor White con imprevista y repentina violencia—.
De todos los suburbios, este es el peor.
El camino es un pantano.
No se qué piensa la gente. Como hay sólo dos casas alquiladas, no les importa. —No te aflijas, querido —dijo suavemente su mujer—, ganarás la próxima vez. El señor White alzó la vista y sorprendió una mirada de complicidad entre madre e hijo.
Las palabras murieron en sus labios y disimuló un gesto de fastidio. —Ahí viene —dijo Herbert White al oír el golpe del portón y unos pasos que se acercaban.
Su padre se levantó con apresurada hospitalidad y abrió la puerta; le oyeron condolerse con el recién venido. Luego, entraron.
El forastero era un hombre fornido, con los ojos salientes y la cara rojiza. —El sargento-mayor Morris —dijo el señor White, presentándolo. El sargento les dio la mano, aceptó la silla que le ofrecieron y observó con satisfacción que el dueño de casa traía whisky y unos vasos y ponía una pequeña pava de cobre sobre el fuego. Al tercer vaso, le brillaron los ojos y empezó a hablar.
La familia miraba con interés a ese forastero que hablaba de guerr...





Related documents