Browning, Robert - El flautista de HammelinReport as inadecuate




Browning, Robert - El flautista de Hammelin - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Browning, Robert - El flautista de Hammelin. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



E L F L A U T I S T A H A M E L I N R O B E R T D E B R O W N I N G Ediciones elaleph.com Editado por elaleph.com  2000 – Copyright www.elaleph.com Todos los Derechos Reservados EL FLAUTISTA DE HAMELIN Robert Browning * El flautista de Hamelin El pueblito de Hamelin está en Brunswick, cerca de la famosa ciudad de Hanover, y el profundo y anchuroso Weser baña su flanco sur.
Jamás se vio un lugar tan placentero pero, para la época en que comienza nuestra historia -hace casi cinco siglos-, los pobladores soportaban una horrible peste. ¡Ratas! Desafiaban a los perros y mataban a los gatos; mordían a los bebitos en sus cunas; se comían los quesos de los moldes y sorbían la sopa del mismísimo cucharón del cocinero; abrían los toneles de sardinas en salmuera, anidaban en los sombreros de paseo de los hombres y hasta estropeaban las charlas de las mujeres, ahogando las voces con chillidos esRobert Browningb nace en Camberwell en 1812.
Hijo de una familia acaudalada, puede dedicarse a la literatura y a los viajes.
Sus primeras producciones son Pauline, Paracelsus, Sordello y Dramatic romances.
De su trayectoria como dranmaturgo no queda ninguna obra perdurable.
En 1855 publica Men and women y en 1864 Dramatis personae.
Su obra más ambiciosa es The ring and the book.
Muere en Venecia en 1889. * 3 ROBERT BROWNING tridentes que cubrían una gama de cincuenta sostenidos y bemoles. Finalmente la gente acudió en manifestación a la alcaldía. -Es evidente que nuestro alcalde es un papanatas -gritaban-.
Para no hablar de la Corporación.
¡Pensar que gastamos en trajes de armiño para unos bobos que no son capaces de librarnos de esta peste! ¿Acaso esperan ampararse en sus pieles de magistrados, sólo porque son viejos y gordos? De pie, señores. Exprímanse los cerebros para encontrar una solución, o no les quepa duda de que los vamos a echar. Al oír esto el alcalde y la Corporación se pusieron a temblar, muy preocupados. Estuvieron reunido...






Related documents