Bronte, Charlotte - Jane EyreReport as inadecuate




Bronte, Charlotte - Jane Eyre - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Bronte, Charlotte - Jane Eyre. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



LIBROdot.com Charlotte Brontë Jane Eyre Brontë, Charlotte: Jane Eyre 1 I Aquel día no fue posible salir de paseo.
Por la mañana jugamos durante una hora entre los matorrales, pero después de comer (Mrs.
Reed comía temprano cuando no había gente de fuera), el frío viento invernal trajo consigo unas nubes tan sombrías y una lluvia tan recia, que toda posibilidad de salir se disipó. Yo me alegré.
No me gustaban los paseos largos, sobre todo en aquellas tardes invernales.
Regresábamos de ellos al anochecer, y yo volvía siempre con los dedos agarrotados, con el corazón entristecido por los regaños de Bessie, la niñera, y humillada por la consciencia de mi inferioridad física respecto a Eliza, John y Georgiana Reed. Los tres, Eliza, John y Georgiana, se agruparon en el salón en torno a su madre, reclinada en el sofá, al lado del fuego.
Rodeada de sus hijos (que en aquel instante no disputaban ni alborotaban), mi tía parecía sentirse perfectamente feliz.
A mí me dispensó de la obligación de unirme al grupo, diciendo que se veía en la necesidad de mantenerme a distancia hasta que Bessie le dijera, y ella lo comprobara, que yo me esforzaba en adquirir mejores modales, en ser una niña obediente.
Mientras yo no fuese más sociable, más despejada, menos huraña y más agradable en todos los sentidos, Mrs.
Reed se creía obligada a excluirme de los privilegios reservados a los niños obedientes y buenos. -¿Y qué ha dicho Bessie de mí? -interrogué al oír aquellas palabras. -No me gustan las niñas preguntonas, Jane.
Una niña no debe hablar a los mayores de esa manera.
Siéntate en cualquier parte y, mientras no se te ocurran mejores cosas que decir, estate callada. Me deslicé hacia el comedorcito de desayunar anexo al salón y en el cual había una estantería con libros.
Cogí uno que tenía bonitas estampas.
Me encaramé al alféizar de una ventana, me senté en él cruzando las piernas como un turco y, después de correr las rojas cortina...






Related documents