Blasco Ibañez, Vicente - Venganza MorunaReport as inadecuate




Blasco Ibañez, Vicente - Venganza Moruna - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Blasco Ibañez, Vicente - Venganza Moruna. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



LIBR Odo t.com Vicente Blasco Ibañez Venganza moruna Casi todos los que ocupaban aquel vagón de tercera conocían a Marieta; una buena moza, vestida de luto, que, con un niño de pecho en el regazo, estaba junto a una ventanilla, rehuyendo las miradas y la conversación de sus vecinas. Las viejas labradoras la miraban, unas con curio sidad y otras con odio, a través de las asas de sus enormes cestas y de los fardos que descansaban sobre sus rodillas, con todas las compras hechas en Valencia.
Los hombres, ma scullando la tagarnina, lanzábanle ojeadas de ardoroso deseo. En todos los extremos del vagón hablábase de ella, relatando su historia. Era la primera vez que Marieta se atrevía a salir de casa después de la muerte de su marido.
Tres meses habían pasado desde entonces.
Sin duda, sentía miedo a Teulaí, el hermano menor de su marido, un sujeto que a los veinticinco años era el tenor del distrito; amante loco de la escopeta y de la valentía, que, naciendo rico, había abandonado sus campos para vivir unas veces en los pueblos, por la tolerancia de los alcaldes, y otras en la montaña, cuando se atrevían a acusarlo los que le querían mal. Marieta parecía satisfecha y tranquila.
¡Oh la mala piel! Con un alma tan negra, y miradla: qué guapetona, qué majestuosa; parecía una reina. Los que nunca la habían visto se extasiaban ante su hermosura.
Era como las vírgenes patronas de los pueblos: la tez, con pálida trans parencia de cera, bañada a veces por un oleaje de rosa; los ojos, negros, rasgados, de largas pestañas; el cuello, soberbio, con dos líneas horizontales que marcaban la tersura de la blanca carnosidad; alta, majestuosa, con firmes redondeces que al menor movimiento poníanse de relieve bajo el negro vestido. Sí; era muy guapa.
Así se comprendía la locura de su pobre marido. En vano se había opuesto al matrimonio la familia de Pepet.
Casarse con una pobre siendo él rico, resultaba un absurdo; y aún lo parecía más al saberse que...






Related documents