Blasco Ibañez, Vicente - En el MarReport as inadecuate




Blasco Ibañez, Vicente - En el Mar - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Blasco Ibañez, Vicente - En el Mar. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



LIBR Odo t.com Vicente Blasco Ibañez En el mar A las dos de la mañana llamaron a la puerta de la barraca. -¡Antonio! ¡Antonio! Y Antonio saltó de la cama.
Era su compadre, el compañero de pesca, que le avisaba para hacerse a la mar. Había dormido poco aquella noche.
A las once todavía charlaba con Rufina, su pobre mujer, que se revolvía inquieta en la cama, ha blando de los negocios.
No podían marchar peor.
¡Vaya un verano! En el anterior, los atunes habían corrido el Mediterráneo en bandadas interminables.
El día que menos, se mataban doscientas o trescientas arrobas; el dinero circulaba como una bendición de Dios, y los que, como Antonio, guardaron buena conducta e hicieron sus ahorrillos, se emanciparon de la condición de simples marineros, comprándose una barca para pescar por cuenta propia. El puertecillo estaba lleno.
Una verdadera flota lo ocupaba todas las noches, sin espacio apenas para moverse; pero con el aumento de barcas había venido la carencia de pesca. Las redes sólo sacaban algas o pez menudo, morralla de la que se deshace en la sartén.
Los atunes habían tomado este año otro camino, y nadie conseguía izar uno sobre su barca. Rufina estaba aterrada por esta situación.
No había dinero en casa: debían en el homo y en la tienda, y el señor Tomás, un patrón retirado, dueño del pueblo por sus judiadas, los amenazaba continuamente si no entregaban algo de los cincuenta duros con intereses que le había prestado para la terminación de aquella barca tan esbelta y tan velera que consumió todos sus aho rros. Antonio, mientras se vestía, despertó a su hijo, un grumete de nueve años que le acompañaba en la pesca y hacía el trabajo de un hombre. -A ver si hoy tenéis más fortuna -murmuró la mujer desde la cama-.
En la cocina encontraréis el capazo de las provisiones...
Ayer ya no querían fiarme en la tienda.
¡Ay, Señor, y qué oficio tan perro! -Calla, mujer; malo está el mar, pero Dios proveerá.
Justamente vieron aye...






Related documents