Becquer, Gustavo A. - Un tesoroReport as inadecuate




Becquer, Gustavo A. - Un tesoro - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Becquer, Gustavo A. - Un tesoro. Libro para leer y descargar en PDF. Fuente: 10millibrosparadescargar.com


Teaser



UN TESORO I ¡Ánimo, amigo don Restituto, ánimo! Más trabajo pasaría Colón para descubrir el Nuevo Mundo, y usted no podrá menos de convenir que se trataba de una bicoca comparado con el asunto que traemos entre manos.
El Arte, la Arqueología y la Historia aguardan impacientes el resultado de nuestra arriesgada empresa.
La Europa científica tiene sus ojos en nosotros. Ánimo, amigo mío, ánimo, que ya tocamos al término de la expedición. Hora es de que toquemos a cualquier parte, porque, si he de decir la verdad, confieso que no puedo ya ni con la fe de bautismo en papeles.
¡Qué vericuetos tan horribles y qué sendas tan impracticables! Esto no es camino de hombres, sino de cabras. ¿Ve usted aquel pueblecito medio oculto entre las ondulaciones del valle que se extiende a nuestros pies? Pues en el mismo lugar en que se levantan las cuatro chozas que lo componen, ni un palmo más acá ni más allá, estuvo situada en los tiempos pretéritos la famosa Micaonia de los fenicios, la Micegarie o Micogurioe de los romanos y la Guadalmicola de los árabes, que merced al trastorno de las edades y las cosas ha venido a ser el Cebollino de nuestros días. -Pero, ¿está usted seguro? -Pues, hombre, no faltaba otra cosa...
Quinto Curcio lo asegura; ambos Plinios, el joven y el viejo, lo confirman; Sardanápalo, Príamo y Confucio habían ya iniciado la misma idea, y si bien el judío don Rabí Ben-Arras y el moro Tarfe son de distinta opinión, los cronicones del arzobispo Turpín y las Memorias del preste Juan de las Indias han resuelto hasta la más insignificante duda que pudiera ocurrir sobre el asunto. -¿De modo que puede darse por cosa hecha que encontraremos lo que se busca? -Y lo que ni siquiera imaginamos, y más, mucho más de lo que nos será posible llevar con nosotros.
Cavando un poco, ¡pero qué digo cavando!, a flor de tierra tengo por indudable que los camafeos andarán a granel, las ánforas, las urnas y los trípodes a tómatelas, y los anillos,...






Related documents