Rodríguez Juárez, Brenda María - Capítulo 8. Conclusió- A la sombra en blanco y negro. Retratos fotográficos de reos penitenciarios en la Ciudad de Puebla de 1891 a 190Report as inadecuate




Rodríguez Juárez, Brenda María - Capítulo 8. Conclusió- A la sombra en blanco y negro. Retratos fotográficos de reos penitenciarios en la Ciudad de Puebla de 1891 a 190 - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.


Rodríguez Juárez, Brenda María
- Capítulo 8. Conclusió-
A la sombra en blanco y negro. Retratos
fotográficos de reos penitenciarios en la Ciudad
de Puebla de 1891 a 1905: en su mayor parte, de
individuos de raza indígena bastante degenerada
(Saldaña, R., Martínez, B., F. and
Vergara, M. 1894b,


Teaser



CONCLUSIÓN La ciencia criminal positivista italiana encontró aceptación en el círculo científico del México porfirista.
Esta ciencia se apoyó en la teoría vigente del contrato social que sostiene que los hombres se reúnen libremente en sociedad en base a una serie de acuerdos que garantizan el orden y la convivencia entre ellos.
Esta relación se asumió como consenso y en ella se propuso el castigo a conductas que se considerasen perjudiciales para el cuerpo social.
Asimismo, se pensó en una recompensa para ciertos comportamientos que de manera alguna contribuyesen a la supervivencia del organismo social. Por otra parte, trató de establecerse una tipología de conductas antisociales, anormales, degeneradas, desviadas o decadentes para que posibilitasen la construcción de un estudio con aspecto científico y humanitario capaz de dar cuenta del por qué de la conducta criminal, además de diseñar una clasificación del hombre que ha actuado de manera no social. Para estos tiempos comienza a desarrollarse con más ímpetu un discurso que articula una concepción binaria de la sociedad donde hay dos grupos, dos categorías.
Esta estructura instituyó un esquema de explicación marcado por la asimetría, donde una raza puesta como hegemónica era el eje y el juez de la otra que representaba un peligro para el patrimonio biológico y para la misma sociedad. En ese momento encuentran cobijo los discursos biológico-racistas acerca de la degeneración, así como las instituciones oficiales que dentro del cuerpo social hicieron funcionar el discurso de la lucha de razas como principio de segregación, de eliminación y de normalización de la sociedad. Es justamente a partir de este mismo discurso que va a desarrollarse la idea de desviación con la que se caracteriza a la conducta del criminal.
El desviado es un ser inferior que presenta una patología que debe ser sanada a partir de los procesos de normalización vinculados específicamente al encierro p...






Related documents