Ancízar, Manuel - Peregrinación de Alpha: por las Provincias del Norte de la Nueva Granada, en 1850-51 - charalaReport as inadecuate




Ancízar, Manuel - Peregrinación de Alpha: por las Provincias del Norte de la Nueva Granada, en 1850-51 - charala - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Ancízar, Manuel - Peregrinación de Alpha: por las Provincias del Norte de la Nueva Granada, en 1850-51 - charala - 8 Literatura y retórica - Literature - Fuente: Biblioteca de la Presidencia de Colombia


Teaser



Charalá CAPITULO XVI Andadas tres leguas de camino bueno, en parte llano y en parte por cerros pequeños, en dirección al sur del Socorro, llegamos al pueblo de Confines, llamado por los primeros pobladores Culatas, erigido en parroquia el año de 1773.
En 1761, según Oviedo, en su obra inédita sobre curatos, era una capilla casi solitaria, administrada por el párroco de Oiba: hoy es una bonita villa, cabeza de distrito, con caserío de teja bien ordenado, y comprende en sus términos 4.000 habitantes laboriosos y activos. Desde este pueblo tuerce el camino al suroeste, trepando una serranía por donde suavemente se sube a la altura de 2.060 metros, por tierras cargadas de alegre vegetación, hasta la cumbre tajada en callejón.
Llegados allí se da vista repentina a una gran cuenca rodeada de serranías y páramos, que mide 30 leguas cuadradas: es el cantón Charalá.
Sucesivamente, y conforme se baja la rápida cuesta, se ven los pueblos de Ocamonte y Cincelada en medio de masas de verdura, y en el centro del paisaje Charalá, sentada sobre alegres vegas en la confluencia de los ríos Pienta y Táquisa, y ostentando de frente su blanca iglesia, al extremo derecho de la plaza.
-Son sus habitantes, dice Oviedo, agrestes, incultos, soberbios, inquietos y pendencieros; pelean con machetes y bordones, y se matan como brutos-.
Recordaba yo este sartal de calificativos, y se me hacía largo el fatigoso camino, deseando comparar los moradores de hoy con los de ahora ochenta y nueve años, tan zarandeados por el amable cronista.
Llegamos por fin, y en la casa del cura, doctor Tello, encontramos franco y generoso i-ecibimiento, con inapreciable auxilio de noticias procuradas y suministradas de muy buena voluntad. En 1761 la iglesia de Charalá era -de maderos y tablazos, muy lóbrega e imperfecta y sin adorno alguno.
Tenía el lugar 2.000 feligreses, que pagaban a su párroco dos reales cada año en hilo de algodón grueso, y quinientos pesos de primicias- ^ -La 1...





Related documents