Escuela de bellas artes Report as inadecuate




Escuela de bellas artes - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Descripción de la Escuela, relación de profesores y condiciones de admisión.

Tipo de documento: Artículo - Article

Palabras clave: Historia Universidad Nacional de Colombia, 1939; Escuela de Bellas Artes





Source: http://www.bdigital.unal.edu.co


Teaser



ESCUELA DE BELLAS ARTES ~,., La Escuela Nacional de Bellas Artes, fundada por don Alberto Urdaneta en el año de 1886, inició sus labores oficiales el 20 de julio del mismo afio, en el edificio denominado de La Ensefianza.
Este edificio, donado ,.expresamente a la Escuela, fue destinado para Palacio de Justicia, pasando aquélla a ocupar los pabellones del Parque de la Independencia. Después de algún tiempo fue trasladada a una quinta de la calle 20, y desde entonces la Escuela Nacional de Bellas Artes ha seguido ambulando por casas par· ticulares, con lo cual se ha entorpecido la marcha de la Escuela, y se ha restado considerablemente su generoso rendimiento. DR. JOSÉ MARIA Director GONZÁLEZ de la Escuela Artes. CONCHA de Bellas Cuando fue desocupado el edificio de la Facultad de Ingeniería, situado en la calle 10 con c~rrera 5.a, el entonces Rector de la Escuela consiguió del Mini~tro de Educación la autorización de trasladarla al citado edif.icio, en el cual se, hicieron las mejoras del caso, teniendo la Escuela un paréntesis de tranquilidad y bonanza. En 1936 se dispuso pasar el Museo a la nueva Biblioteca Nacional y la Escuela a una dependencia de la Facultad de lr.geniería, volviendo por inconvenientes manifiestos al edificio anterior, situado en l? calle 10.
Efectuada la venta de este edificio en abril de 1937, la Escuela pasó a ocupar el local del Hospicio, al que se le hicieron las consiguientes mejoras; de este lugar se trasladó a la casa en que hoy funciona, en la call.e 10 con carrera 8.a - 272- En S:l respetabl~ existencia de 52 años, la Escuela ha marchado bajo Iél, dirección de maestros que han puesto a su servicio todo el celo de su credc artístico y que, venciendo la hostilidad del ambiente y la indiferencia reinante, han logrado la formación de artistas que por la calidad de sus obras han adquirido renombre merecido. Después de Alberto Urdaneta, cuya labor breve, interrumpida por la muerte, fue sin embargo d~ una e...






Related documents