Rafael maya o la perennidad de la poesía Report as inadecuate




Rafael maya o la perennidad de la poesía - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Artículo en homenaje al escritor Rafael Maya, en el que Bernal Jiménez presenta las impresiones acerca de su condiscípulo y amigo.

Tipo de documento: Artículo - Article

Palabras clave: Maya, Rafael, 1897-1980; Poesía colombiana





Source: http://www.bdigital.unal.edu.co


Teaser



Rafael BBrllal Jiménez Rafael Maya o la Perennidad de la Poesía Cuán grato debe ser, para el vIaJero de la enmarañada selva tropical, hallar de pronto un claro del bosque desde el cual poder contemplar el fulgor de los luceros. Es esta la sensación que se experimenta cuando, en medio de tanta prosa disfrazada de poesía, de tanta acumulación de desperdicios literarios, carentes de aliento creador y de carisma 1!erdadero, nos encontramos con los acentos de un auténtico hijo de Apolo, como Rafael Maya. Razó11 y muy fundada, tien:: Rafael Gómez Hoyos cuando, en el homenaje solemne que el Instituto de Cultura Hispánica rindió bace pocas noches al gra11 poeta, afirmaba: -La palabra, el sentido y el ritmo en fusión misteriosa, datt la clave del numen poético de Maya-. y yo agregaría que, en mi sentir, el secreto del valor de la poesía de Maya habría que buscarlo, también, en esa unción profunda, en ese ballar la forma precisa que traduce en armonía inigualada aquello que se halla siempre latente en los transfondos, muchas veces tempestuosos, de una sensibilidad exquisita en doloroso trance de creatividad. Conocí a Maya desde nuestros días de Universidad, en la cual fuimos condiscípulos y amigos.
Era el amanecer de aquella generación llamada de -Los Nuevos-, cuando ya León de Greiff ensayaba sus primeras desconcertantes estrofas, con el seudónimo de Leo le Gris, y Juan Lozano y Lozano preparaba su estro para producir más tarde ese sujJeralado soneto que llamó -La Catedral de Colonia-.
Entonces Maya irrumpía con audacias innovadoras y nos ofrecía las primicias de sus cantos que deberían ser recopilados en su primer libro -La Vida en la Sombra-.
Allí está también impresa su primera profesión de fe en la religión de la poesía. -Creo en vosotras Musas perfectas, caras M1tSas de mi valle materno sonoro de floridas cornamusas, rico de estío eterno-. Aún no es el poeta del verso libre que habrá de expresarse en -Coros del Mediodía- pero ...






Related documents