Fue quevedo un filósofo? Report as inadecuate




Fue quevedo un filósofo? - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



-Casi todos los críticos juzgan a Quevedo como un gran filósofo. Y esto, no sólo por la gran cantidad de observaciones, sutilezas, intuiciones que alientan en sus obras, vivificándolas y dándoles, en realidad, una dimensión de profundidad, sino, especialmente, por su libro titulado la -Providencia de Dios-.

Tipo de documento: Artículo - Article

Palabras clave: Quevedo y Villegas, Francisco, 1580-1645





Source: http://www.bdigital.unal.edu.co


Teaser



FUE QUEVEDO UN FILOSOFO? por ANDRES HOLGUIN Con mucha razón se burla don Marcelino Menéndez y Pelayo de quienes han tratado de encontrar en -El Quijote- una expresión científica o, ante todo, la manifestación de los principales postulados científicos del siglo XVII; observando que si dejamos de admirar a Cervantes como novelista y creador de tipos humanos imperecederos para convertirlo en hombre de ciencia, destruiremos completamente su prestigio ya que, por una parte, el aporte científico de -El Quijote- no pasa de ser una ficción completamente arbitraria y, por otra, correríamos el peligro de hacer de la obra inmortal una especie de enciclopedia monstruosa, deforme, absurda, pesada e inútil. Pero don Miguel de Cervantes ha sido siempre, para bien y para mal, símbolo de España.
Más aún que Don Quijote y Sancho Panza, enlazados en la unidad del hombre, es Cervantes el símbolo de su patria y de su tiempo.
Por ello mismo, nos ha parecido una tarea bastante inoperante aquella de don Marcelino Menéndez y Pelayo al tratar de demostrar la existencia de una auténtica ciencia española, analizándola desde un punto de vista estrictamente crítico.
Las mismas censuras que hace don Marcelino contra los intérpretes -científicos- de -El Quijote- podríamos formularlas contra don Marcelino, en relación con España. En realidad, España no ha sido nunca un país de filósofos ni de científicos.
El español es un hombre pasional, un impulsivo, un hombre movido por la onda de la sangre.
El español está gobernado por la patética voz del instinto, por la vaga intuición o la iluminación repentina.
El español es un hombre sanguíneo que no puede limitarse jamás a realizar la labor absorbente del - 55- pensamiento inactivo.
Por esto, el español no puede ser nunca un pensador metódico y sistemático: la onda de la sangre le lleva siempre hacia otras regiones, más allá del raciocinio.
El hombre pasional que habita en España no puede nunca entregarnos ...





Related documents