Catástrofe del 16 de agosto de 1868 Report as inadecuate




Catástrofe del 16 de agosto de 1868 - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



-De los principales fenómenos que acompañaron al terremoto del 16 de agosto de 1868, i de sus mas notables estragos en el Ecuador-.

Tipo de documento: Artículo - Article

Palabras clave: Terremotos, Quito, 1868





Source: http://www.bdigital.unal.edu.co


Teaser



422 ANALES CATASIROFE DE LA UNIVERSIDAD, DEL l and DE AGOSTO DE 1868.
(1) 1. Sooge, Bonge, Céphis(, lL cette nuit cruelle. Qni fut pour tout nn penple Dne nnit etcrnelle. RACINE-(AndrómaCll. Act.
m, ese, TIll,) ¡Qué hermosa i espléndida noche la del 15 de agosto! Pura i fresca la atmósfera despues de la tormenta de esa tarde, era acariciada por una suave brisa del Sudoeste: el cielo perfectamente despejado, ostentaba sobre un azul subido miríadas de estrellas refuljentes: al Medio-dia Canopo i Antmes, al Zenit Altair i la Espiga, al Setentrion Régulo, Wega i la Perla de la Corona borE~al,hermoseaban con sus nítidos rayos la bóveda celeste, Todo en apariencia presajiaba una de esas resplandecientes i serenas noches de los trópicos en los meses de julio i agosto; cuando a la una i cuarenta minutos de la mañana (2) se dejó oir un sordo i lejauo ruido, el cual rápidamente se aproximaba i crecia a la manera del trueno que, retumbando en el firmamento, es repetido por los multiplicados ecos de hondas cavidades: siguióse un movimiento lijero ondulatorio, i luego al punto se extremeció la tierra, mezclándose la trepidacion a laH ondulaciones.
Por fortuna ese sacudimiento duró apénas 15 segundos, :pues de lo contrario no hubiera quedado en Quito piedra sobre piedra.
En aquellos instantes parecia que el cielo se desgajaba, que la tierra iba a descubrir sus profundos senos para sepultar en ellos a la poblacion entera, la cual atónita i despavorida imploraba de Dios piedad i misericordia. Las campanas se repicaban con un sonido lúgubre i discordante, los perros ahullaban tristemente, las tejas i ladrillos llovian de 10 alto de los edificios, i por todas partes, despues de un silencio profundo, se levantaron al cielo desgarradores alaridos. At domus interior gemitu miseroque tumultu :Miscetur j penitusque cavre plangoribus redes Femineis ululant: ferit aUlea sidera clamor.
(3) Pasados los primeros instantes del estupor, la poblacion toda precipit...






Related documents