La voz, ese instrumento... Report as inadecuate




La voz, ese instrumento... - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.





Tipo de documento: Artículo - Article

Información adicional: Desde el Jardín de Freud se reserva los derechos de reproducción y publicación de la obra en cualquier medio impreso y-o digital que permita el acceso público a la misma.   Excepto que se establezca de otra forma, el contenido de esta revista cuenta con una licencia Creative Commons -reconocimiento, no comercial y sin obras derivadasâ- Colombia 2.5, que puede consultarse en http:-creativecommons.org-licenses-by-nc-nd-2.5-co-





Source: http://www.bdigital.unal.edu.co


Teaser



v. reseñas La voz, ese instrumento… p or : Carmen Lucía Día z Leguiz a món * Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Ana María Gómez, La voz, ese instrumento… Barcelona: Gedisa, 1999.
224 páginas. A na María Gómez, psicoanalista argentina, nos ofrece en su libro una sonora reflexión sobre la voz.
Elaboración que combina rigurosidad conceptual, claridad y sencillez expositiva, cuyo resultado se convierte en “una voz que resuena en cada página y atraviesa al lector para hacerle oír su propia voz interior”, según palabras de Juan David Nasio, quien realiza el prólogo del libro. La temática desarrollada nos permite recorrer diversos ámbitos donde la voz hace presencia protagónica.
De un examen inicial sobre la voz de los dioses, voz potente, que solo llega a ser escuchada por el hombre a través de sustitutos, pasa a trabajar la voz en su dimensión de objeto de la pulsión invocante, para luego acercarnos a los gritos y susurros del deseo que toman forma a través de la voz, situando sus sonidos en las matrices del grafo.
Continúa su discurrir sobre el silencio y las voces en análisis: de un lado, voces que en el analizante surgen para recuperar historias y hacer hablar al Otro que en él habita, silencios preñados de voces que se hacen oír, gritos desgarradores que han enmudecido; de otro lado, silencios necesarios del analista para escuchar aquello que el analizante dice o calla, aquello que habla en él, interpretaciones que buscan movilizar la voz de la verdad, voz del sujeto del inconsciente.
El turno le corresponde luego a “ese sonido perforante emitido con violencia por la voz”1, el grito; grito que se opone al silencio a la vez que lo causa, gritos proferidos muchas veces por el cuerpo y convertidos en síntoma.
Los últimos apartados están dedicados a la voz hecha música, ya como cantos connaturales a las lenguas, ya como cantos que surgen de la creación humana; también a la música que acompaña la v...





Related documents