Isla de luz Report as inadecuate




Isla de luz - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

La Colmena 2006, 51-52

Author: Silvia Pratt

Source: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=446344562011


Teaser



La Colmena ISSN: 1405-6313 lacolmena@uaemex.mx Universidad Autónoma del Estado de México México Pratt, Silvia Isla de luz La Colmena, núm.
51-52, 2006, pp.
86-89 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=446344562011 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Silvia Pratt Isla DE LUZ fragmento fQ ué fue de ti, Délos? ¿Germinas sólo en la memoria? Savias de pino, ramas de abeto, hojas de arce: bálsamos que perduran. El frío calcinante. ¿Acaso no lacera las alas de gaviotas? —Está escrito que su blancura emplatecida reverbera con la nieve. (Desde su refugio claman los oráculos.) Vivo intensamente en esta tierra. Vivo aquí mi propio otoño. Resuena la hojarasca. Entre las nubes florecen los conjuros. Como hija de la luna en mi palidez su blancura se refleja. ¿Podrá su manto de hojas secas del frío resguardarme? Rojos los suelos, aire emblanquecido. El primer copo de nieve eriza mi piel. Silvia iran litiíLc Las tonalidades del otoño contrastan con el blanco. Ah, la dualidad infinita, sempiterno peregrinar. Y el astro pleno, testimonio de ritual nocturno. Los copos, lágrimas de luna. El reloj de cobre, —caldero azuzante— auspicia mi camino. El temblor de manecillas nunca se detiene. Ah, el girar del mundo. El aletear de las estaciones siempre ofrece en el espejo un rostro distinto. La hojarasca vaticina ya el invierno. Soy gaviota que en el vuelo revela el sentido de este viaje mientras sigo buscando la voz que me conduzca. La luna vive en mí y me dirige como un alma que fecunda la tierra de la muerte. Invoco, Délos, tus enigmas. Ah, la piedra consagrada en los suelosque pisamos. Ah, ...





Related documents