Fulana, la bruja de mis sueños Report as inadecuate




Fulana, la bruja de mis sueños - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

La Colmena 2013, 79

Author: Eduardo Villegas Guevara

Source: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=446344315023


Teaser



La Colmena ISSN: 1405-6313 lacolmena@uaemex.mx Universidad Autónoma del Estado de México México Villegas Guevara, Eduardo Fulana, la bruja de mis sueños La Colmena, núm.
79, julio-septiembre, 2013, pp.
1-15 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=446344315023 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto La Colmena Pliego de Poesía Eduardo Villegas Guevara Fulana, la bruja de mis sueños Revista de la Universidad Autónoma del Estado de México Número 79 julio-septiembre de 2013 A la niña de chocolate ¿A quién más? Si no existe ninguna otra hembra custodiando mis sueños. Ilustración de portada: Fulana, la bruja de mis sueños (2013). Grabado: Francisco Quintanar. (Prólogo) Era una bola de lumbre que llegaba sin piernas. Carecía de brazos y miraba desde un altar de recuerdos con ojos sangrantes.
Venía hueca y solicitando una caricia que —¡Gracias Eros!— nunca le negué. La veo sin piernas y sin explicarme las ganas de morderla —quizá imagino las llamaradas de sus muslos—. Al hurgar bajo su lengua, doy con sus sueños. En su boca no distingo restos de enanos triturados. Fulana busca un hogar y sólo da con mis brazos. Al capullo de mi cuerpo lo acrecienta su presencia. Ella lo riega con la lengua y entonces nos llueve. Con la humedad le crecen piernas para adentrarse a la vida. Por la mañana, agotada por su vuelo nocturno, se construye muslos con nubes de cielos derruidos de esos que abundan en el cochambre de las casas. Armada de nuevos pasos se echa encima de mi espera y desde ese momento me sobran motivos para amarla —esas lluvias, por ejemplo, son buena razón—: querré por siempre a...





Related documents