Simone y la evolución dialéctica de hegel Report as inadecuate




Simone y la evolución dialéctica de hegel - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Ciencia Ergo Sum 2011, 18 (3)

Author: Carlos Garrocho

Source: http://www.redalyc.org/


Teaser



Ciencia Ergo Sum ISSN: 1405-0269 ciencia.ergosum@yahoo.com.mx Universidad Autónoma del Estado de México México Garrocho, Carlos Simone y la evolución dialéctica de Hegel Ciencia Ergo Sum, vol.
18, núm.
3, noviembre-febrero, 2011, pp.
312-316 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=10420073014 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Simone y la evolución dialéctica de Hegel Carlos Garrocho* A Angélica y a.Maika La encontré una noche fría y lluviosa de septiembre. Estaba empapada, recargada en el dintel del edifico donde vivo.
Aunque no era hermosa, nos vimos a los ojos y tanto ella como yo experimentamos un genuino amor a primera vista.
La cargué, la tapé con mi chamarra y la llevé a mi departamento.
Ahí la sequé amorosamente.
La recosté en el sofá, la cubrí con una frazada de lana y acaricié suavemente su cuello.
Luego le ofrecí un poco de leche tibia que bebió con deleite.
Era obvio que llevaba varios días sin comer.
Al intentar pararse me di cuenta que no podía sostenerse.
Estaba muy lastimada o, incluso, podría tener un hueso roto.
Se quedó reclinada y me observó profundamente agradecida, con sus bellos ojos color naranja. A la luz de la sala observé que la cachorra no debería tener más de dos meses.
Era de raza indefinida, producto de una larguísima y enredada historia genética.
Su pelaje gris rata con manchas negras, y grandes orejas triangulares vencidas en la punta.
Parecía la cría de una hiena.
Acaricié su cara y lamió mi mano.
A falta de croquetas le desmoroné en un platito de peltre un bolillo y una concha de vainilla, y le añadí un chorrito de leche.
Vació el pla...





Related documents