Contraflujo Report as inadecuate




Contraflujo - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.

Ciencia Ergo Sum 2012, 19 (1)

Author: Heber Quijano Hernández

Source: http://www.redalyc.org/


Teaser



Ciencia Ergo Sum ISSN: 1405-0269 ciencia.ergosum@yahoo.com.mx Universidad Autónoma del Estado de México México Quijano Hernández, Heber Contraflujo Ciencia Ergo Sum, vol.
19, núm.
1, marzo-junio, 2012, pp.
93-94 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México Disponible en: http:--www.redalyc.org-articulo.oa?id=10422917011 Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto Co traflu o Heber Quijano Hernández* Fumar te distraerá de la preocupación, mientras adivinas los designios que se cifran en las volutas.
El humo del cigarro se mezclará con el aroma a clavo que te penetrará en la nariz como una estampida de hormigas, y disimulará el de la sangre coagulada que intentas quitarte de la mente.
Mañana tendrías que acondicionar el cuarto para que descanse y recupere fuerzas.
Pero ella no cometerá el mismo error.
Nada de resarcir todos los tejidos que se le han desgarrado, por donde escurrían las semillas de tu casta maldita.
No te quedará nada, sólo el humo inasible, alejándose.
Pero el reloj no cesa.
Y, ya que el doctor te haya confirmado su estabilidad, darás la vuelta para salir caminando como un fracasado. Me martillaban las sienes pensando en todo lo que provocaría.
Pero tanta lascivia sólo podía terminar así.
Por eso le mentí.
Le dije que había sido espontáneo, que empecé a sangrar sin darme cuenta y que ya en el hospital el doctor me dijo que debían operarme de inmediato.
No hubo mayor problema porque estuve poco tiempo internada.
No quería perderlo.
Tuve que mentirle, era demasiado para él, que me tenía como una santa.
La mujer de su vida.
Y lo soy, pero no podía restregarle en la cara que lo había engañado, mientras se nos deshilachaba el corazón,...





Related documents