SelecciónReport as inadecuate




Selección - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Mera

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Juan León Mera Selección El genio de los Andes Canto a los ilustres viajeros M.
M.
Wilhelm Reiss y Adolph Stübel, con motivo de su ascensión al Cotopaxi y al Tungurahua. En otros tiempos los sublimes vates, del estro divinal arrebatados, dioses y héroes cantaban, en combates estupendos mezclados, cuyo espantoso estruendo 5 hasta el trono de Jove estremecía; o bien, de audacia llenos, impetuoso, raudo vuelo rompiendo, a las etéreas esplendentes salas con ellos se encumbraban, y su canto 10 con el canto de Apolo competía; o, depuestas las galas del divino festín, a la sombría mansión bajaban del eterno llanto y el blasfemar eterno del precito; 15 y ¡oh portento inaudito! treguas la magia de su lira daba al tormento infernal.
La antigua Musa tal era; el universo reverente, inclinada la frente, 20 cuanto la voz pïeria le anunciaba fanático adoraba. -244Mas, ahora, la humilde Musa andina, dichosa cuanto humilde, más noble tema a su cantar alcanza; 25 siente en el corazón llama divina, hierve su sangre, exáltase su mente, su mirada chispea cual de águila caudal a la febea lumbre, su mano treme y se abalanza 30 al acorde laúd, púlsale, y notas nuevas al viento y armoniosas lanza. ¡Genio de las ignotas, altas, inmensas, mudas soledades! ¡Genio de las igníferas montañas! 35 Tú, Genio de los Andes, Genio anciano como el dios que preside las edades! ¡Tú, cuyo imperio del glacial Océano Septentrional al Cabo se dilata que al Sur el mundo de Colón remata! 40 ¿En dónde, en dónde estás? ¿Por qué enmudeces? Alza, yergue la frente.
¿Qué profundo pasmo suspende tu inmortal aliento? Álzate y habla.
¡Oh Dios! ¡quién lo creyera! Vencido el numen de los Andes yace, 45 su mansión profanada. ¡Oh feliz vencimiento! ¡Santa profanación! Una y otra era, y otras y otras rodaron sobre el mundo, como de mar airada 50 tumultüosas ondas: mas, ninguna de la humana osadía ejemplo muestra semejante al que ahora propala ya la fama voladora. Rei...






Related documents