Por la gloriaReport as inadecuate




Por la gloria - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Pardo Bazán

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Emilia Pardo Bazán Por la gloria La doncella entró de puntillas en la alcoba.
Extrañaba que su ama no hubiese llamado ya, y sabiendo lo puntual de sus horas, aquella su exactitud de cronómetro, estaba inquieta desde las ocho de la mañana.
Era tan raro caso que la baronesa de Stick durmiese a las diez, que la sirviente sufría esa aprensión vaga que a veces anuncia las catástrofes. ¿Estaría la amazona gravemente enferma? ¡Bah, ella tan saludable, tan fuerte, tan viril! ¿La habrían quizás.? Y tragedias leídas en los periódicos, historias de asesinatos cometidos por criminales que se desvanecen como el humo, sin dejar huella alguna, ocurrían a la imaginación de la doncella leal, que compartía con la atrevida amazona, desde hacía cinco años, las emociones del riesgo, el engreimiento de los aplausos. A pasos tácitos avanzaba, entre la semiobscuridad de la habitación, cuando la voz de la baronesa se alzó, apacible. -Fanchonette, hija mía.
¿Cómo vienes antes que haya amanecido? La muchacha, tranquilizada y atónita, se detuvo. -¡Dios mío, madame! Son las diez, si es que no son las diez y cuarto. -¿Qué dices? ¡Si no se ve claridad! Fanchon notaba perfectamente que se filtraba una raya de luz, flechada y juguetona, del alegre sol meridional, el sol de Niza, que cría mimosas y violetas a carros.
Asombrada, entreabrió suavemente las maderas, y al notar que su ama nada decía, las abrió del todo, de golpe.
Por los cristales se metía el riente panorama: a lo lejos, el golfo, y, en primer término, los jardines de varios coquetones hoteles, poblados de vegetación rica -palmeras, rosales en flor, abetos de hoja picada-.
El día era primaveral, dulce, lleno de elasticidad y de regocijo.
Un automóvil, de un rojo de laca, cruzó ante la ventana; el conductor miró en un relámpago hacia ella.
Era sin duda de los elegantes apasionados de la baronesa, de los que diariamente aplaudían sus ejercicios y también su extraña hermosura, su cuerp...






Related documents