Lo malo atrae, pero lo bueno perduraReport as inadecuate




Lo malo atrae, pero lo bueno perdura - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Tolstoi

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Lo malo atrae, pero lo bueno perdura León Tolstoi Hace mucho tiempo vivía un hombre bondadoso.
Él tenía bienes en abundancia y muchos esclavos que le servían.
Y ellos se enorgullecían de su amo diciendo: -No hay mejor amo que el nuestro bajo el sol.
Él nos alimenta y nos viste, nos da trabajo según nuestras fuerzas.
Él no obra con malicia y nunca nos dice una palabra dura.
Él no es como otros amos, quienes tratan a sus esclavos peor que al ganado: los castigan si se lo merecen o no, y nunca les dan una palabra amigable.
Él desea nuestro bien y nos habla amablemente.
No podríamos desear una mejor vida.- De esta manera los esclavos elogiaban a su amo, y el Diablo, sabiendo esto, estaba disgustado de que los esclavos vivieran en tanta armonía con su amo.
El Diablo se apoderó de uno de ello, un esclavo llamado Aleb, y le ordenó que sedujera a sus compañeros.
Un día, cuando todos estaban sentados juntos descansando y conversando de la bondad de su amo, Aleb levantó la voz y dijo: -Es inútil que elogien tanto las bondades de nuestro amo.
El Diablo mismo sería bueno con nosotros, si hicieramos lo que el quiere.
Nosotros servimos bien a nuestro amo y lo complacemos en todo.
Tan pronto como él piensa en algo, nosotros lo hacemos: nos adelantamos a sus deseos.
¿Cómo puede tratarnos mal? Probemos como sería, si en lugar de complacerlo le hicieramos algún daño.
El actuará como cualquier otro y nos devolverá daño con daño, como el peor de los amos haría.- Los otros esclavos comenzaron a discutir lo que Aleb había dicho y al final hicieron una apuesta.
Aleb debía hacer enojar al amo.
Si él fracasaba perdería su traje de fiesta; pero si tenía éxito, los otros esclavos le darían a Aleb los suyos.
Además, él prometió defenderlos contra el amo y liberarlos si ellos eran encadenados o enviados a prisión. Habiendo arreglado la apuesta, Aleb estuvo de acuerdo en hacer enojar al amo la mañana siguiente. Aleb era quien se encargaba de ciudar al ...






Related documents