Las ilusiones del doctor FaustinoReport as inadecuate




Las ilusiones del doctor Faustino - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Valera

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Las ilusiones del doctor Faustino Juan Valera A mi querido amigo don Ramón Rodríguez Correa Te dedico esta novela como el matador dedica su obra antes de matar el toro.
Ni él ni yo sabemos si saldrá bien o mal lo que dedicamos.
El público y tú habréis de juzgar y sentenciar, cuando la novela se imprima por completo, no bien se escriba.
De todos modos, aunque la novela salga malísima, como es buena la voluntad con que te la dedico, tendrás siempre que agradecer, aunque no tengas que aplaudir.
Verdad es que, como yo te debo tanta amistad desde hace años, apenas si empiezo a pagarte con esta muestra de cariño, y, bien miradas las cosas, tampoco tienes que agradecerme la dedicatoria. Yo no diré al público, porque sería quitar atractivo a mi composición, que cuanto en ella he de contar será fingido.
Villabermeja es una verdadera Utopía: sus héroes jamás existieron.
Con todo, no estará de sobra que tú divulgues esto por ahí, pues forjo mis creaciones fantásticas, como entiendo que hacen todos los novelistas, con elementos reales, tomando de acá y de acullá entre mis recuerdos, y me pesaría de que saliese algún crítico zahorí afirmando que hago retratos. Harto sé que el río del olvido se llevará pronto en su corriente esta novela, con multitud de composiciones insulsas, escritas a escape para llenar las columnas de los periódicos.
No hay miedo, por consiguiente, de que dentro de un par de siglos salgan los eruditos averiguando quienes fueron todos los de mi cuento, como imaginan que averiguan hoy quién fue Sancho, quién D.
Quijote, quién el rucio, y cuál el lugar de D.
Quijote, dando por seguro que fue Argamasilla de Alba; pero lo que no ha de suceder dentro de un par de siglos, pudiera suceder al momento, y contra esto te suplico que trabajes, afirmando, como es la verdad, que carecen de originales en el mundo los pobres partos de mi fantasía. Acógelos tú en tus brazos cariñosos y defiéndelos de las injurias a que van a expon...






Related documents