Las armoníasReport as inadecuate




Las armonías - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Arolas

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Las armonías Juan Arolas Los pinos son las arpas del desierto que, entregando a los euros su ramaje, dan a la soledad largo concierto con un eco monótono y salvaje. Que allí donde sin flores se ostentaba naturaleza triste, inculta, fiera, de ese arrullo feroz necesitaba para que entre peñascos se durmiera. Y a la voz general de todo el mundo que alaba al Hacedor con sus cantares debía responder eco profundo de pinos y de abetos seculares. Del mar que cruza el hombre en su osadía escuchemos la voz atronadora; ¿conocéis de las olas la armonía? ¿Ruge el mar o suspira? ¿canta o llora? Esa tremenda voz es la primera que dio cuando el gran Ser lo refrenara, y una valla de arena le pusiera, que, sin poder salvarla, la besara. Suspira, pues, besando las arenas, como esclavo infeliz de sangre hirviente que mira con tristura sus cadenas teniendo un corazón libre y valiente. Y una vez las rompió: fue cuando el hombre quiso pasar su vida en una orgía, y olvidando de Dios el santo nombre ídolos de metales se fundía. Y adoraba becerros y serpientes, asquerosas harpías y dragones, que esos eran los dioses indecentes que alzó en el muladar de sus pasiones. Y llevó a la mujer a que los viera manchada con los besos del delito, con el Pecho desnudo cual ramera, próxima a dar a luz fruto maldito. Dijo Dios: «Pruebe el mundo mis rigores», saltó el mar, y sorbiose los jardines, y mujeres desnudas y amadores, y las galas de orgías y festines. Rujió entonces con furia y con encono, y acordándose a veces de aquel día, se agita en tempestad, y vuelve al tono del bramido infernal que despedía. ¡Voz del agua que riega el fértil suelo, tú tienes armonías puras, leves, cuando cubre el invierno tierra y cielo con perezoso manto de sus nieves! Tú aconsejas quietud tan recogida, que al murmullo que formas sobre el techo del sueño majestuoso de la vida goza el mortal en abrigado lecho, Si llega a dispertar, con tu sonido, la halagas otra vez, le das contento, sab...






Related documents