MORGANReport as inadecuate




MORGAN - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Salgari

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



MORGAN EMILIO SALGARI CAPÍTULO PRIMERO LA TRAICIÓN Cuando despuntó el alba la nave no estaba todavía en condiciones de navegar. Los carpinteros habían trabajado sin tregua, pero aún no habían logra-do tapar por completo la vía de agua abierta a proa, cuyas dimensiones ponían en serio peligro a la nave. Tampoco el timón estaba terminado, así es que Morgan se veía obligado a esperar otras veinticuatro horas antes de alejarse de aquellos parajes que podían ser peligrosísimos, porque eran frecuentados por las naves españolas. Durante la noche el velero, arrastrado por alguna corriente, se había acercado tanto a la costa venezolana, que a simple vista se la distinguía vagamente.
Cuál era, ninguno lo sabía, porque ni aun el capitán español pudo dar información precisa, afirmando que hacía cuarenta y ocho horas que no podían tomar la altura a causa del huracán. También el otro barco, abandona-do a sí mismo, había sido arrastrado hacia el sur durante la noche, y se le veía a una distancia de diez o doce millas, un poco inclinado sobre babor, pero flotante. Morgan, que tenía prisa por ponerse a la vela y refugiarse en las Tortugas, y por saber si los otros barcos de la escuadra, que llevaban gran parte de las riquezas apresadas, se habían salvado, no había salido de la cala, donde animaba a los carpinteros. Hasta los prisioneros españoles habían sido empleados en formar una doble cadena, trabajando con achicadores y cubos, que llevaban llenos de la sentina y vaciaban sobre cubierta. En esto cayó la noche, sin que el trabajo hubiese terminado, con gran disgusto de la tripulación, que comenzaba a desesperar de conseguir que el velero quedase en condiciones de navegar. Todos estaban exhaustos, especial-mente los hombres de las bombas y los prisioneros dedicados a la cadena; tanto, que varios de éstos, no obstante las amenazas de Pedro el Picardo, se habían negado resuelta-mente a trabajar más. -¡Esto va mal! -dijo Carmaux, que había...






Related documents