Modestas reflexiones sobre la creación Biblioteca escuela n.º 1 del asteroide B612Report as inadecuate




Modestas reflexiones sobre la creación Biblioteca escuela n.º 1 del asteroide B612 - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Silveyra

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Modestas reflexiones sobre la creación de la Biblioteca de la escuela n.º 1 del asteroide B612 Carlos Silveyra [I] Supongamos que, por alguna de las tantas razones que asoman, amenazantes, por el horizonte, debemos abandonar este acogedor planeta azul que fuera patria de Einstein, Mozart y del Arcipreste de Hita.
Hagamos cortas las despedidas.
Después de todo nos llevamos puesta la cultura. Pues hete aquí que en aquel sitio no, porque hay mucho metano; que en ese otro tampoco porque, en comparación con estos fríos, la vieja y vilipendiada Siberia resulta caribeña; que más allá tampoco porque algunos agnósticos que tenemos por acá no creen en él.
Y entonces, como quien no quiere la cosa -aunque sospecho que no por casualidad- , vamos a dar con el Asteroide B612.
¡Sí, aquel famoso cuerpo celeste cuya existencia comunicó un astrónomo turco desgraciadamente no conservamos el nombre de este científico de un noble país periférico- en el Congreso de Astrónomos de 1909! Por lo pronto, así lo registra Antoine de Saint Exupéry en El Principito. Ya instalados, abreviando ceremonias e introducciones, advertimos que los niños andan en medio de todo y a todas horas.
¡Fíjate por donde vas! Entonces recordamos que ya el bueno de Antoine nos había advertido de que este asteroide era pequeñito.
Minúsculo, digo ahora que lo conozco.
Y los críos que corren y gritan, gritan y corren. ¡Un poco de cuidado, chaval! Y somos varios los que comenzamos a cantar entre dientes aquello de Serrat: «Niño, deja ya de joder con la pelota.» Propuse, entonces, una reunión esa misma noche para conversar sobre este tema acuciante.
Dejamos todo y comenzamos a andar.
A los pocos pasos ya estábamos del otro lado del asteroide; es decir, ya estábamos en medio de la penumbra de la noche.
(Esto de la pequeñez también tiene sus virtudes: puede ser el paraíso del insomne o la tierra prometida del fatigado crónico.) De inmediato comenzó la asamblea.
Las voces coin...






Related documents