MIRABEAUReport as inadecuate




MIRABEAU - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Hugo

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Víctor Hugo MIRABEAU* I En 1781 debatíase en Francia, en el seno de una familia, un negocio bastante árduo entre un padre y un tio.
Tratábase nada menos que de un calavera, de quien no podian sacar partido alguno.
Dicho sugeto, que ya pasara los límites de la época ardiente de la juventud, estaba sin embargo abismado en los devaneos de la edad de las pasiones: abrumado de deudas, engolfado en mil locuras, habíase separado de su mujer é ido á vivir con la de otro, por lo cual fue condenado á muerte y decapitado en efigie.
Esto motivó que abandonara la Francia, donde reapareció, segun decia, contrito y arrepentido, deseando, purgada ya su contumacia, regresar al seno de su familia y reconciliarse con su esposa.
Esperanzado el autor de sus dias de ser mas dichoso como abuelo que como padre, desvivíase por tener nietos que perpetuasen su nombre, y de consiguiente deseaba no poco este arreglo; pero el hijo pródigo tenia treinta y tres años. Preciso era rehacerlo de nuevo.
¡Educacion difícil! Una vez reinstalado en la sociedad, ¿á qué manos habia de confiarse? ¿Quién seria el encargado de enderezar el espinazo de semejante carácter? De aquí las disputas entre el padre y el tio.
El primero queria cedérselo al tio, éste deseaba que el sobrino no se separase del lado de su padre. —Tómalo, decía el padre. —No me acomoda, objetaba el tio. «Supongamos (habla el padre) que ese hombre no sea nada, absolutamente nada.
No carece de gusto, está avezado en el charlatanismo, tiene aires de erudito, accion, turbulencia, audacia, entremetimiento y á veces hasta dignidad.
En el mando no es odioso ni duro.
Y con todo, el ayer no existe para él, ni piensa en el mañana; obedece la impresion del momento: es un hombre cotorra, un aborto para quien no hay posible ni imposible, malestar ni incomodidad, placer ni pena, accion ni reposo, y que cede al primer viso de resistencia.
Pienso, sin embargo, que puede hacerse de él un excelente instrumento cogiénd...






Related documents