MIL Y UN FANTASMAS (Primera Parte)Report as inadecuate




MIL Y UN FANTASMAS (Primera Parte) - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Dumas

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



MIL Y UN FANTASMAS (Primera Parte) Alejandro Dumas UN DÍA EN FONTENAY-AUX-ROSES A M*** Con frecuencia me habéis dicho-en aquellas placenteras veladas que van siendo raras, donde cada cual charla a su placer dando forma a los ensueños del corazón, entregado a los caprichos del ingenio o desperdiciando el tesoro de los propios recuerdos,-a menudo me habéis dicho que después de Scheherezada y Nodier, era yo el más entretenido narrador de cuentos quE habíais oído. En esto me escribís hoy diciéndome que mientras aguardáis de mí una larga novela por de contado, una de aquellas interminables novelas como escribo yo, y en las cuales hago entrar a todo, un siglo, quisiérais que os enviase algunos cuentos, dos, cuatro o seis volúmenes, lo más, pobres flores de mi jardín que vais a lanzar al viento en medio de las preocupaciones políticas, entre el proceso de Bourges, por ejemplo, y las elecciones de mes de mayo. ¡Pero, amigo mío! la época es triste y he de advertiros que mis que os no serán alegres. Me permitiréis tan sólo que cansado De lo que veo pasar todos los días en el mundo real, vaya a bus r mis cuentos al mundo imaginario. ¡Ah! por desgracia, te o que las inteligencias algo superiores, algo poéticas, al adoras, se hallen a estas horas donde se halla la mía; es decir, en busca del ideal, el único refugio que nos deja Dios contra la realidad. Ahí me tenéis ahora mismo rodeado de cincuenta volúmenes abiertos con ocasión de una historia de la Regencia que acabó de concluir, y que os suplico, si acaso de ella habláis, que invitéis a las madres a no dejar leer a sus hijas.
Ahí me tenéis, repito, y mientras estoy escribiendo, se fijan mis ojos en una página de las memorias del marqués de Argenson, donde, debajo de estas palabras: De la conversación en otro tiempo y de la conversación en el día, leo estas otras: -Estoy persuadido que en la época en que el palacio de Rambouillet daba el tono a las personas de mundo, había qui...






Related documents