Medios de comunicación social e infanciaReport as inadecuate




Medios de comunicación social e infancia - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: López Tamén

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Medios de comunicación social e infancia Román López Tamén Es cierto que la ciudad es ya una muestra permanente de imágenes, aula en la que el niño aprende a codificar e interpretar el lenguaje que le agrede e informa desde todos los rincones.
También es cierto que la imagen en la publicidad urbana o en los medios de comunicación social conforma la infancia, acompaña y compite con el libro, medio tradicional en la escuela.
«Aula sin muros» es el medio urbano, los ojos de los niños se cuelgan de ese irremediable paisaje y les exigen, como escribe Colombo, una «lectura forzada de la vida». El libro fue el asidero único de construcción infantil, la lectura adquirida en la escuela con el rito heredado.
El libro, que supone soledad para su trato, intimidad, elaboración propia de lo insinuado en la linealidad del texto, capacidad crítica.
Hoy, dicen, la imagen lo inunda todo y a través de la técnica se impone como poderoso siervo liberado, que ofrece y exige.
A él nos acomoda y se constituye en dueño arrasador. El protagonismo de la imagen hizo entonar a muchos el réquiem por el libro, por la lectura.
Se había clausurado el tiempo que inauguró Gutenberg y aparecía la unidad de los hombres y países, cosidos por los medios nuevos en la «aldea electrónica».
El libro, la lectura quieta, creadora de intimidad y conciencia crítica, pasaba al desván de lo inservible.
Esto se dijo. Pero bien se ve hoy que no es así.
Asombra conocer la cifra de libros editados para la infancia en el pasado año.
Su crecimiento supone la existencia de muchas manos que los manejan y tantas horas de lectura e identificación con los personajes en el asumir los primeros ritos de iniciación.
Es criterio bien seguro este crecimiento editorial de clara mejoría en las condiciones económicas del país.
La escolarización, aunque todavía sea deficiente, es plena y la infancia se prolonga, también la adolescencia, en largos años, porque el mercado del trabajo no tiene ...






Related documents