MedianocheReport as inadecuate




Medianoche - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Barreto Burgos

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Chiquita Barreto Burgos Medianoche Luisa dejó el atadito de ropas detrás de unos matorrales y echó a andar balanceando el delgado cuerpo; caminó así unos cien metros, luego se impuso la compostura que creía correcta y siguió andando casi pegada a las altas murallas, hasta que ésta terminó uniéndose a un enorme patio cercado de rejillas de madera.
Se detuvo a mirar y divisó bien en el fondo a una muchacha de edad aproximada a la de ella lavando ropas, la observó un momento y luego la llamó, más con el gesto de aleteo de la mano, que con su vocecita10 aflautada: -Maera.
maera.
vení un poco. La muchacha del patio abandonó su labor y se acercó a averiguar el motivo de la llamada; conversaron un rato en voz bajita a pesar de que nadie podía escucharlas, como si intercambiaran confidencias, y luego Luisa fue invitada a entrar. Caminó hasta el final del cercado y llegó al portón de entrada a la casa.
Le abrió la puerta la muchacha del lavado y la hizo pasar al interior de la vivienda.
Le ofreció una silla, y fue en busca de la dueña de casa. Al poco rato reapareció acompañada de una mujer robusta de aspecto amistoso, y un vaso con agua, como un gesto de apoyo a la recién llegada y desapareció discretamente para que ambas hablaran. La señora de la casa, una maestra joven y rolliza por el avanzado embarazo, conversó con Luisa en el mismo tono confidencial, con que ésta había hablado con la criada. -40Luego recogió de una mesa cercana un montón de cuadernos y con una palmadita en la espalda dio por terminada la entrevista con la muchacha y salió. Luisa se instaló en la casa con muy poco sueldo, pero con una montaña de esperanzas.
Su ángel guardián había guiado sus pasos hasta esa mujer -calculó-.
En pocos minutos la había confiado su drama y la señora se comprometió a ayudarla.
Ya no estaba sola, alguien compartía su doloroso secreto. A pesar de no haber experimentado antes, sintió desde el primer momento que la patrona l...






Related documents