Mauricio Wacquez, contra la oscuridadReport as inadecuate




Mauricio Wacquez, contra la oscuridad - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Franz

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Mauricio Wacquez, contra la oscuridad Carlos Franz Lo estoy viendo en un mesón de saldos de la calle San Diego, la tapa negra y el título desafiante, Excesos.
Sería el 76 o 77, en lo más hondo de Santiago de Chile.
Lo leí de un tirón entre la micro y la cafetería de la Escuela de Derecho.
Quedé deslumbrado. Bajo la admonición de ese verso de Blake («La ruta del exceso conduce al palacio de la sabiduría»), este cuentista (chileno, según la contraportada) escribía sin parecerse a ninguno que yo hubiera leído hasta entonces.
Una mezcla única entre nosotros: ¿cómo lograba ese brillo en la viscosa oscuridad de su refinamiento; cómo mantenía esa elegancia dentro de su violencia? Y hasta el nombre: Mauricio Wacquez, parecía un seudónimo audaz e imposible. Muchos años después, a comienzos de los 90, lo conocí en Barcelona.
En el cóctel anual que la agencia literaria de Carmen Balcells ofrecía en sus vastas oficinas de la calle Diagonal.
Un dandy literario en la más estricta tradición wildeana.
Alto, de chaqueta blanca y bastón con mango de plata, coleteando como pez en el agua de ese acuario de vanidades, entre el cinismo profesional de los editores y las zancadillas traicioneras de los literati en venta.
Recuerdo un rostro largo, caballuno, los ojos castaños, maliciosos, agrandados por la deleitada perplejidad de conocer a «un joven escritor chileno.».
Me miró de alto a bajo, con detallada insolencia, como a un insecto presuntamente extinto.
«¿Es que to-todavía existen estos bi-bichos?», tartamudeó, en voz altísima para que lo oyera todo el cóctel.
Trágame tierra, pensé.
Era su estrategia de entrada, pero yo no lo sabía.
La completa humillación del interlocutor, al que luego recogía del suelo con una repentina voltereta de transformista, haciendo ahora la parodia del huaso colchagüino que también era, querendón, acogedor: «Y usted qué hace por acá, mijito», soltando la risa. Después volvería a verlo en varios otros ...





Related documents