EN EL MAR DE LAS PERLASReport as inadecuate




EN EL MAR DE LAS PERLAS - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Salgari

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



EN EL MAR DE LAS PERLAS EMILIO SALGARI 1.
LOS BANCOS DE PERLAS DE MANAAR El cañonazo del crucero inglés había retumbado por largo tiempo sobre las profundas aguas azules, que a la sazón comenzaban a teñirse con los primeros reflejos del alba, señalando así la apertura de la pesca. Cientos de barcas, tripuladas por numerosos hombres, casi enteramente desnudos, acudían impelidas por los remos, desde las costas de la India y de la gran isla de Ceilán. Todas se dirigían hacia los famosos bancos de Manaar, en cuyas arenas, año tras año, anidan millones de ostras perlíferas y acuden enormes legiones dé tiburones ferocísimos para darse un hartazgo con la carne de los desdichados pescadores. Había barcas de toda especie y de todas las formas imaginables.
Unas largas y estrechas como canoas; otras redondas y anchas de costados; algunas con las bordas altas y las proas terminadas en punta, como acostumbran a hacerlas los indios de las regiones meridionales, y las velas desplegadas al viento. Entre todas ellas sobresalía una por su anchura y la riqueza de sus bordajes.
Era, más que una barca, un buque pequeño, con la proa muy aguda y adornada con una cabeza de elefante dorada; los costados esculpidos, la popa bastante alta también y embellecida con pinturas y las velas de color rosa en vez de blanco. Una enorme bandera de seda azul, sobre la cual se veían campear tres perlas en campo de oro, flotaba en el tope del segundo palo, ondeando al. soplo de la brisa matinal. Veinte hombres componían su tripulación, casi todos ellos de elevada estatura, aunque delgados, con la tez moreno-rosada, los cabellos largos-y de color azabache, las orejas adornadas con gruesos aretes y vestidos como los cingaleses, esto es, con largas túnicas de tela blanca floreada, que descendían hasta los tobillos y subían hasta la mitad del pecho, sujetas, por anchas fajas. Llevaban los brazos y los pies desnudos y cubrían sus hombros con una especie de chales triangulares cuy...






Related documents