Juan Rulfo y la falacia del editorReport as inadecuate




Juan Rulfo y la falacia del editor - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Vázquez

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Juan Rulfo y la falacia del editor Felipe Vázquez felipevazquez@yahoo.com Universidad Nacional Autónoma de México El texto absoluto “Cuando descubro una errata en un libro, dejo la lectura, pues no sé ya si estoy leyendo la obra de un autor o las inepcias de un editor”. Publiqué esta frase hace unos años, cuando andaba en busca del texto absoluto.
Absoluto no en un sentido metafísico sino en términos editoriales.
Y las ediciones críticas fueron lo más cercano a la idea del libro definitivo, como si el autor fuese un dios cuya palabra es infalible y exacta.
Desde esta perspectiva y con referencia a la tradición gnóstica, me parecía que editar un libro con erratas era como falsear la creación, aceptar que nuestro universo fue publicado por un editor inepto.
La edición crítica adquirió, al amparo de mis obsesiones textuales, el prestigio de una Biblia; el soporte de un texto sagrado cuya alteración, así fuera piadosa, podría desencadenar el caos en ese Texto que otros llaman universo. Uno de los muchos propósitos de la edición crítica consiste en fijar un texto literario, con sus variantes anotadas al margen, para poder realizar interpretaciones fiables.
No es lo mismo, por ejemplo, hacer la interpretación de un poema con erratas y saltos de línea, que hacerla a partir de un poema tal y como lo dispuso el autor.
En el primer caso se corre el peligro de interpretar las omisiones y equívocos del editor; en el segundo, en cambio, el crítico puede asomarse al universo lírico del poeta.
En Para nacer he nacido, Pablo Neruda daba un ejemplo de cómo una simple vocal puede cambiar no sólo el sentido completo del poema sino arrojar una luz equívoca sobre las preferencias sexuales de un poeta, pues no es lo mismo escribir “Yo siento un fuego atroz que me devora” que ver publicado “Yo siento un fuego atrás que me devora”. Hay erratas que propician cierto misterio en un poema, hay incluso las que mejoran el original, pero son casi siem...






Related documents