Ironías de la presencia I.Report as inadecuate




Ironías de la presencia I. - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Sustaita

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Ironías de la presencia I. La (des)aparición del Urinario de Marcel Duchamp Antonio Sustaita Departamento de Historia del Arte III (Contemporáneo) Facultad de Bellas Artes Universidad Complutense de Madrid Resumen: El Urinario de Duchamp es tal vez la obra más representativa del arte contemporáneo. Resulta paradójico, por tanto, que jamás haya sido expuesta.
Desde el principio se enfrentó al rechazo y la desaparición.
Rechazo por parte del juicio artístico tradicional.
Desaparición, como una nueva estrategia de supervivencia y presencia estética.
En este artículo se analiza tanto el rechazo como la desaparición, en torno a la obra mencionada, tomados como rasgos que inauguran el arte contemporáneo. Palabras clave: Arte contemporáneo, desaparición, rechazo, Duchamp, Urinario. La Fuente, tal vez el readymade más famoso de Duchamp, también es conocido como el Urinario [1]. Desde su aparición, dando muestra de una ironía que caracterizó a los movimientos plásticos de la primera mitad del siglo XX, la Fuente estuvo marcada por la desaparición.
Aparición y desaparición fueron caras de una misma moneda, con la que Duchamp entraba de lleno en el mercado de lo impredecible y lo imposible. “Muy poco se vio o se escuchó del Urinario durante casi cuarenta años.
Tanto como se sabe actualmente, el Urinario jamás fue exhibido, y tampoco fue reproducido o discutido en ninguna forma significativa hasta que Duchamp lo expuso en Nueva York de nuevo durante los 1940’s” [2].
Una de las pocas visiones reales del Urinario, vertiginosa y onírica, más propia de un sueño que de la vigilia, fue la que aconteció en abril de 1917.
El Urinario desató una febril atmósfera en la primera exhibición de la Sociedad de Artistas Independientes.
Rechazada, la Fuente fue oculta detrás de un tabique.
Después la obra no expuesta, negada a la exhibición, cruzó la galería en brazos de su comprador, Walter Arensberg.
“Si esto fue así, hay que añadirle una...






Related documents