Niño patriotaReport as inadecuate




Niño patriota - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Obligado

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Pastor Servando Obligado Niño patriota El amor á la Patria es más sagrado Que el amor que te debes á tí mismo; Estudiadlo en tu nombre, que en él tienes Modelo que imitar de patriotismo. EL DR.
GRANEL AL AUTOR. I Eran Juan y Juanito los niños de más hermosa letra entre los numerosos de la mejor escuela de la época y ésta, la que dirigía don Francisco Argerich, de familia tan honorable de que salvo gran número de médicos, abogados, militares, contadores y hasta canónigos de campanillas dió, desde antes de nuestra nacionalidad. Ubicada el año de nuestro cuento en la primera cuadra de la antigua calle Reconquista (hoy Defensa), en ella se codearon Lavalle, Rozas, Córdoba, Riglos, Peña, Lezica y otros que luego descollaron, ya por sus virtudes ó maldades, como «Juan el Malo» tras «Juan el Bueno», derramando éste toda su sangre por fundar una Patria independiente, y aquél la de sus conciudadanos para cimentar su despotismo; el Capitán General Concha, que rindió la vida por su rey, y Concha «el cruel», así apodado el futuro capitán general en la Habana, á la sazón de los más grandulitos, servía de poste de ignominia, sosteniendo sobre sus espaldas, el niño sentenciado en azotaina diaria: Al rincón Quita-calzón. Sentíase comezón revolucionaria ardiendo desde años atrás en el virreinato y toda América, contaminando y propagándose hasta los bancos escueleros. Virreinaba en el Perú por esos tiempos aquel gallardo granadero, Abascal, que sin más padrino que su buena estampa, —cautivó las miradas de Carlos IV. Observando éste al pasar en la caroza real el tesón con que disciplinaba sus soldados, de Capitán le ascendió á Coronel, de Madrid á México, y de allí á Virrey en el Perú.
Bien que tal favorecido de la fortuna y de su Majestad, se cita como uno de los modelos de virreyes honrados.
Cierta noche que jugaba fuerte entre palaciegos, cayó sobre la mesa de tresillo, sin saber qué tapada lo arrojara por la ventana,...






Related documents