Clarín y la crisis de la crítica satíricaReport as inadecuate




Clarín y la crisis de la crítica satírica - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Sobejano

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Gonzalo Sobejano Clarín y la crisis de la crítica satírica Columbia University -I- El 4 de febrero de 1893 un joven que aún no había cumplido los veinte años, José Martínez Ruiz, disertaba en el Ateneo de Valencia acerca de La crítica literaria en España.
Dividía ésta en dos grandes ramas: crítica histórica o hermenéutica y crítica de actualidad o militante, y dentro de la última distinguía entre crítica seria y satírica.
Tal clasificación no sería hoy completa.
Hoy pondríamos entre la crítica histórica y la actualista ese otro género de crítica que suele verterse en el molde del ensayo y cuyos caracteres determinantes son el propósito teórico y la libertad poética.
Pero en 1893 no se «notaba» aún esa clase de crítica: su consistencia la harían ver más tarde los ensayos renovadores de Ganivet, Unamuno, Maeztu, Azorín mismo y otros.
Más sorprendente que esta omisión de la crítica interpretativa ensayística resulta, en el texto de la conferencia de Martínez Ruiz, la división de la crítica de actualidad en «seria» y «satírica».
Ha habido en nuestro siglo críticos cotidianos más o menos tentados por el genio de la sátira, pero la crítica literaria «satírica» no ha tenido un cultivo asiduo; en cambio, abundó como nunca en España durante el último tercio del siglo pasado.
Estas líneas quisieran evocar el porqué y el cómo de su auge y de su decadencia, principalmente a través de la labor de Leopoldo Alas. En aquella conferencia Martínez Ruiz, luego de mencionar a ciertos representantes de la crítica seria (desde Menéndez Pelayo, pasando por José Yxart, hasta un Ramón Domingo Peres), consideraba los más notables cultivadores de la satírica a Larra, de anteayer, y a Clarín, Antonio de Valbuena y Fray Candil.
Admiraba en Clarín la amplia erudición y la perspicacia para descubrir bellezas y defectos, sobre todo defectos.
A Valbuena le tenía por el más mordaz, si bien gracioso y enérgico.
De Fray...






Related documents