Novela del Zeloso estremeñoReport as inadecuate




Novela del Zeloso estremeño - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: de Cervantes Saavedra

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Miguel de Cervantes Saavedra Novela del Zeloso estremeño Nota preliminar: El original presenta enfrentadas dos versiones del texto: en las páginas pares aparece la edición de Schevill y Bonilla que reproduce la primera edición de la obra (Madrid, Juan de la Cuesta, 1613), y en las impares la transcripción del manuscrito de Porras de la Cámara, según la edición Bosarte (en Gabinete de lectura español, números IV y V, Madrid, 1788), anotada por Schevill y Bonilla.
Para facilitar la lectura de la obra presentamos los textos en registros distintos No ha muchos años que de vn lugar de Estremadura salio vn hidalgo nacido de padres nobles, el qual, como vn otro prodigo, por diuersas partes de España, Italia y Flandes anduuo gastando, assi los años, como la hazienda, y al fin de muchas peregrinaciones, muertos ya sus padres y gastado su patrimonio, vino a parar a la gran -fol.
138r- ciudad de Seuilla, donde halló ocasion muy bastante para acabar de consumir lo poco que le quedaua.
Viendose, pues, tan falto de dineros y aun no con muchos amigos, se acogio al remedio a que otros muchos perdidos en aquella ciudad se acogen, que es el passarse a las Indias, refugio y amparo de los desesperados de España, yglesia de los alçados, saluoconduto de los homicidas, pala1 y cubierta de los jugadores, a quien llaman ciertos los peritos en el arte, añagaza general de mugeres libres, engaño comun de muchos y remedio particular de pocos. En fin, llegado el tiempo en que vna flota se partia para Tierrafirme2, acomodandose con el almirante della, aderezó su matalotage y su mortaja de esparto, y embarcandose en Cadiz, -150- echando la bendicion a España, çarpó la flota, y con general alegria dieron las velas al viento, que blando y prospero soplaua, el qual en pocas horas les encubrio la tierra y les descubrio las anchas y espaciosas llanuras del gran padre de las aguas, el mar Occeano3. Yua nuestro passagero pensatiuo, reboluiendo en su memoria los muchos y diuerso...






Related documents