Neorrealismo y teatroReport as inadecuate




Neorrealismo y teatro - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Buero Vallejo

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Antonio Buero Vallejo Neorrealismo y teatro En esa cosa esencialmente familiar e indefinible -¡no definamos!- que es hoy para nosotros el neorrealismo, yo veo, sobre todo, un sentido de reacción contra el teatro convencional, entendiendo por éste el construido con abundantes escenas de té, criados y doncellas sagaces, enredos inverosímiles, aunque ingeniosos, frías paradojas dialogadas y tranquilizadoras cuentas corrientes de las que no se habla, pero que proyectan sobre la acción su benéfica y suave felicidad.
El neorrealismo teatral realismo simplemente, al presentarnos personajes cuya mayoría no posee cuentas corrientes saneadas; al sustituir en ellos la equitativa distribución de la ingeniosidad por diferencias reales de ingenio, torpeza o educación; al cambiar los salones cuajados de enredos por los tugurios, salitas, oficinas o tenduchos cuyo argumento es la vida misma sin afeites, consigue por lo menos la recuperación del contacto con los hombres.
Mas tan peregrino resultado no nos contentaría si no fuese acompañado por valores teatrales y estéticos muy positivos.
Al fin y al cabo, este contacto se mantenía con éxito, a través del sainete, por todos los teatros del mundo.
Pero el neorrelismo es algo en el teatro porque ha sabido presentarse con superiores fórmulas, dramáticas o trágicas. Utilizándolas, ha incorporado al teatro grande muchas cosas, en cuya eficacia para tal objeto no se creía hasta ayer: el diálogo sin «frases», los lugares humildes para la acción, la ausencia de «divos» en el reparto, la sencillez de los conflictos anecdóticos o psicológicos. Pero la posición «neorrealista» es, como la de todo «ismo», inestable. Vivencias más permanentes luchan con él y se le incorporan.
Así, la preocupación por el tiempo como factor dramático o la introducción en el argumento de la intriga, por medio de la metafísica o del crimen.
Cuando Robert Sherwood o Maxwell Anderson ponen sobre las tablas «gángsters» qu...






Related documents