Don Quijote, enseñar para la aventuraReport as inadecuate




Don Quijote, enseñar para la aventura - Download this document for free, or read online. Document in PDF available to download.



Author: Pérez

Source: http://www.biblioteca.org.ar/


Teaser



Miguel José Pérez ; Julia Enciso Orellana Don Quijote, enseñar para la aventura (El diálogo, fundamento de la educación) (Universidad Complutense) Así niños y hombres pasan.
El hombre duda. El viejo sabe.
Sólo el niño conoce. Todos miran correr la cola vívida. (V.
Aleixandre) I En su libro Cuentos por teléfono, Gianni Rodari incluye uno que lleva por título «El camino que no iba a ninguna parte».
El protagonista, Martín, hace una serie de preguntas a la gente, relativas a averiguar a dónde conduce aquel camino, y todos le dan la misma respuesta: -¿Aquel camino? No va a ninguna parte. -¿Y hasta dónde llega? -No llega a ninguna parte. -Pero entonces ¿por qué lo hicieron? -No lo hizo nadie; siempre ha estado ahí. -Pero ¿no ha ido nunca nadie a ver a dónde va? -Eres bastante testarudo: ¿no te digo que no va a ninguna parte? -Si no habéis ido nunca, no podéis saberlo. (Rodari, 1980, p.
59). El deseo de indagar, de saber, por sí mismo, y de no conformarse con las respuestas que recibe porque no le convencen, se plantea ya desde el principio en este diálogo.
Y es que, a cada una de las respuestas que recibe, el muchacho responde con otra pregunta que deshace con toda la lógica de la razón más elemental la respuesta recibida: ¿hasta dónde llega?, ¿por qué lo hicieron?, ¿nadie va a ver a dónde va? Hasta que al final afirma con una resolución decidida que encierra una firme decisión interior de averiguarlo por sí mismo: Si no habéis ido nunca, no podéis saberlo.
Y el muchacho, al que no le molestaba que le llamaran «Martín Testarudo», «continuaba pensando en el camino que no iba a ninguna parte». Esa decidida decisión, y firme, evoca la decisión de don Quijote. De modo que, cuando creció lo bastante «como para cruzar la calle sin tener que cogerse de la mano de su abuelo», una mañana decidió coger ese camino y ver hasta dónde llegaba.
Atraviesa una frondosa espesura, pero «anda que te andarás el camino no term...






Related documents